Kanté, la estrella de Francia que recogía basura de niño

165

N’Golo Kanté, a sus 27 años, disputará este domingo el partido que todo futbolista sueña: la final de un Mundial. El volante ha sido figura en el conjunto galo y su historia de vida es un ejemplo de perseverancia.

Kanté, quien es jugador de Chelsea, es el cuarto jugador que más distancia recorrió en lo que va de Rusia 2018, solo por detrás Luka Modrić, Román Zobnin e Ivan Rakitić, pero a diferencia de ellos, Francia concretó sus triunfos en los 90 minutos, y no en los 120 o penales.

Hace dos temporadas, N’Golo Kanté, quien es de origen malí, fue nombrado como el mejor futbolista de la Premier League, tras ganar esa liga con el Leicester City.

Pero su trabajo por tocar la gloria no inició hace poco, sino desde 1998, cuando la selección de Francia logró el cetro en el Mundial que se realizó en ese mismo país, y Didier Deschamps, actual técnico ‘galo’, era su capitán.

Aquel día, mientras recogía basura con sus padres en las calles de París, para luego enviarlas

Tras la muerte de su padre, decidió estudiar, pues pensaba que por su 1,68 metros, no le darían la oportunidad en el fútbol, hasta que el Caen le abrió las puertas, lo aprovechó, y ahora puede coronarse, junto a sus compañeros, como los campeones del mundo en Rusia 2018.