La reventa para el partido que enfrentará al Real Madrid y al Barcelona el próximo 29 de julio en Miami está alcanzando máximos por entrada de 10.000 dólares (unos 8.768 euros), según la información de la página web oficial de la International Champions Cup, un torneo veraniego que se juega por quinto año consecutivo. Pero no es el único precio, entre las 4.602 asientos que se ofrecen este martes en la reventa oficial también se pueden seleccionar entradas por 288 dólares (252 euros).

La expectación para el encuentro, que se disputará en el Hard Rock Stadium, donde habitualmente juega el equipo de fútbol americano Miami Dolphins crece conforme se acerca la fecha. En el descanso, el cantante puertorriqueño Marc Anthony, uno de los cantantes latinos más influyentes, amenizará a los espectadores al más puro estilo de la Super Bowl. Su actuación durará ocho minutos de canto en los que el intérprete interpretará un popurrí de sus canciones más conocidas. El espectáculo del descanso promete poner sobre el césped un escenario con 10 músicos, además de 300 extras para apoyar a los artistas y 100 personas que trabajarán en el vertiginoso montaje del escenario y su posterior desmontaje.

Este martes, los jugadores del Real Madrid comienzan su gira veraniega viajando a Los Ángeles, donde se incorporarán los futbolistas que tienen unos días más de vacaciones por sus compromisos internacionales como Cristiano Ronaldo, que disputó la Copa Confederaciones con Portugal, Sergio Ramos y de Marco Asensio, Jesús Vallejo y Marcos Llorente, que jugaron el Europeo Sub-21 de Polonia. La gira estadounidense se extenderá hasta el próximo 3 de agosto, en la que Zinédine Zidane tiene planificada una puesta a punto física los primeros diez días, tal y como hizo la temporada pasada.

El Real Madrid iniciará la Internacional Champions Cup ante el Manchester United el día 23. El 26 jugarán ante el Manchester City de Pep Guardiola y el 29 de julio se enfrentará al Barcelona en Miami en el que será el segundo Clásico fuera de España.

Con una capacidad de 65.000 espectadores, el Hard Rock Stadium ya recibió en 2011 al Barcelona, que entonces batió el récord histórico de asistencia a un partido de fútbol en Florida, sur de Estados Unidos, en su enfrentamiento con el Chivas Guadalajara mexicano. El equipo español perdió 1-4.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here