Liverpool-Roma, dos ‘Caballos Negros’ con mucho que ganar y absolutamente nada que perder

56

La gloria está a 180 minutos. Se alza el telón de semifinales en Anfield, un escenario de lujo para un duelo totalmente inesperado.

Liverpool y Roma están dispuestos a prolongar su sueño europeo tras haber logrado llegar hasta aquí superando unos cuartos de final en los que nadie apostaba un euro por ellos.

El cuadro inglés tiene una asignatura pendiente con la Champions y buscará reverdecer viejos laureles en Europa. Hace ya más de una década que el conjunto del Merseyside no alcanza una final europea. Su última participación fue en 2007, en la que cayó por un ajustado 2-1 ante el Milan en Atenas. Dos años atrás los ‘reds’ habían tocado el cielo levantando la anhelada ‘Orejona’. Fue en 2005 y también ante el Milan, pero en Estambul la felicidad fue para el Liverpool. Los ‘scousers’ protagonizaron una espectacular remontada, levantando un 3-0 adverso al descanso, forzando la prórroga y venciendo en los penaltis.

Hay que echar la vista atrás para ver a la Roma en unas semifinales de Liga de Campeones. Desde 1984 el conjunto italiano no se encontraba en el lugar que ahora ocupa. La voluntad de los ‘giallorossi’ para el partido de hoy es el de volver a dar una sorpresa en esta edición tras su remontada ante el Barcelona.

Ritmo e intensidad. El estilo de juego de ambos conjuntos está muy definido. Como el mismo Jürgen Klopp definió a su Liverpool, el “heavy metal” que tocan los ‘reds’ es la combinación perfecta de ritmo, buen trato con el balón y verticalidad. Suena a sacrilegio en la ciudad que encumbró al ‘Mersey beat’. El alemán cuenta con un tridente en plena forma. La sociedad que forman Salah, Mané y Firmino asusta a cualquier oponente. Buena parte del éxito de los ingleses recaerá en la capacidad goleadora de su ataque.

La Roma llega a la desembocadura del Mersey con la moral por las nubes. Los capitalinos consiguieron un contundente 0-3 ante el modesto SPAL que les mantiene en la pugna por la tercera posición con su rival ciudadano. Di Francesco pudo hacer rotaciones para dar descanso a algunos jugadores que estarán presentes sobre el césped de uno de los escenarios más míticos de Europa: Anfield Road.