El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, defendió este viernes el Mundial con 48 selecciones. El máximo dirigente del fútbol mundial destacó tres razones por las que el certamen debe extender su cupo de participantes: se convertiría en un torneo más inclusivo, que genere más ingresos y que acelere el desarrollo del fútbol en algunos países.

“Tenemos que ser más inclusivos. No podemos quedarnos estancados. En todos los formatos de expansión los costes aumentan, pero también hay más ingresos (…) Son todo cosas positivas y los problemas que surjan los iremos resolviendo”, señaló durante la clausura del cogreso Football Talks, celebrado en Estoril, Portugal.

El directivo suizo afirmó que los ingresos de más que se generen con este modelo, que se pondría en práctica en 2026, “deben ser dedicados al fútbol” y que la oportunidad de participar en una Copa del Mundo ayudará a muchos países a desarrollar su fútbol.

“No hay ninguna herramienta de desarrollo mejor que participar en un gran torneo de naciones. No vale gastar millones en estadios de fútbol si nadie juega en ellos y no hay nada que cree más entusiasmo que la participación. Que algunos países se clasifiquen para un Mundial es muy positivo para el desarrollo del fútbol”, razonó.

Infantino agregó que grandes futbolistas de la historia se perdieron la cita más importante que tiene este deporte porque no hay suficientes plazas: “Jugadores como Weah o Ibrahimovic quedaron fuera de un Mundial. Tenemos que ser inclusivos. Se jugará en 32 días, como ahora. El ganador jugará 7 partidos, 48 equipos jugarán un mínimo de dos partidos, como ahora. En 12 estadios, como hoy. Son todo cosas positivas y los problemas que surjan los iremos resolviendo”.

Al margen de la conferencia, en declaraciones a periodistas, Infantino confió en que el videoarbitraje pueda usarse en el Mundial de Rusia 2018, lo que será decidido en una reunión de la FIFA en marzo del año que viene.

“Espero que podemos usar el vídeo-árbitro en el Mundial de Rusia. Lo estamos probando desde hace más de un año (…) Personalmente era muy escéptico, tenía miedo de que interrumpiese el juego, pero hemos visto que no interrumpe y ayuda al árbitro a tomar la decisión correcta”, consideró.

El presidente de la FIFA también mostró su confianza en la organización del Mundial de Rusia en lo que respecta a las cuestiones de seguridad.

“Las medidas de seguridad serán siempre responsabilidad de la federación y del Gobierno anfitrión. Ya lo he discutido con el presidente Putin y con los ministros y confío en que sepan lo que tienen que hacer para organizar un Mundial sin incidentes”, afirmó.

Infantino también abordó la posibilidad de que Portugal aspire a organizar un Mundial y consideró que sería difícil hacerlo en solitario, pero la FIFA está abierta a “candidaturas conjuntas”.

“Queremos un Mundial sostenible y que los estadios sean usados”, concluyó.