No fue fácil para Gerard Piqué el día después del 1-O. El central del Barcelona estaba citado este lunes con la selección española para preparar los partidos ante Albania e Israel, últimos de la fase de clasificación para el Mundial de 2018. Sólo 24 horas después de su comparecencia entre lágrimas, en la que aseguraba que “si molesto, no tengo ningún problema en dejar la selección”, vivía el primer examen de la afición española.

El entrenamiento a puerta abierta se convirtió en un juicio al central del Barcelona, objetivo desde que saltó al césped de los pitos e insultos del millar de aficionados que acudieron a Las Rozas.”Piqué, cabrón, España es tu nación” y “Piqué, cabrón, deja la selección” fueron dos de las proclamas que lanzaron contra él. También aparecía en la diana de varias pancartas. Una de ellas -“Piqué no quiero que te vayas. Quiero que te echen. Eres vomitivo”- fue retirada por varios agentes de la Guardia Civil.

Los insultos de la grada se encadenaron así como los cánticos. “No nos engañan, Cataluña es España”, “Viva España” y “Viva la Guardia Civil”, se repetían en un ambiente que solo cambiaba para ovacionar a Sergio Ramos o corear el nombre de Isco Alarcón. Y los insultos se repitieron 23 minutos después, cuando Piqué y el resto de los jugadores que habían sido titulares el domingo volvieron a los vestuarios.

Ya desde la llegada de los internacionales se intuía el ambiente hostil que le tocaría vivir a Gerard. En la puerta de la residencia había dos hombres con una bandera de España y un cartel que rezaba textualmente: “Catalán que no quiera ser español que se vaya de Cataluña España, pero por la pela si se apuntan, ejemplo Piqué”.

Piqué llegó acompañado de Pedro, Busquets y Bartra, sin querer hacer comentarios a las preguntas de los periodistas. Pero poco después, y ya en las instalaciones de la Federación, volvió a defender su postura a favor del Referéndum catalán y criticó la actuación de la Policía en su cuenta de Twitter.Esta vez compartió un vídeo en el que se ve a unos agentes de la Policía Nacional disparando pelotas de goma y utilizó con ironía una de las frases más repetidas desde el Gobierno al valorar la actuación policial en el 1-O: ”Han actuado con profesionalidad y de modo proporcional y proporcionado”.

Muy esperada era también la llegada de Sergio Ramos a Las Rozas. El capitán no suele tener reparos en dar su opinión cuando hay un tema conflictivo. Si ya el viernes puso en duda la conveniencia de un tuit de Piqué, este lunes se esperaba su valoración sobre lo que dijo el domingo su compañero en el centro de la defensa española. Sin embargo, el central del Real Madrid esquivó la entrada tradicional a la residencia.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here