El capitán de la selección mexicana Rafael Márquez negó “cualquier tipo de relación” con una organización ilegal después de que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos informó que impondrá sanciones contra él y el cantante Julión Álvarez, también mexicano, por supuestamente servir como testaferros de Raúl Flores Hernández, quien tiene lazos con los cárteles de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación (CJNG).

El futbolista negó tener alguna relación con el narcotraficante Raúl Flores Hernández, como lo informó ayer el Departamento de Tesoro de Estados Unidos. 

Comprendió su situación jurídica y mencionó que ayudará a las autoridades a esclarecer los hechos que se le imputan, junto con su equipo de abogados.

El ex futbolista del Barcelona pidió respeto a su familia, porque está pasando por un momento delicado, manifestó que este caso es el “partido más difícil” de su vida y agradeció a quienes lo apoyaron públicamente y en privado.

A Márquez se le acusa de lavar dinero obtenido por el grupo criminal de Flores Hernández a través de la venta de drogas.

Por este caso, le fue retirada su visa, sus cuentas y propiedades en Estados Unidos fueron congeladas y decomisadas, además, si un consorcio norteamericano hace negocios con él o una de sus empresas, será sancionado.