Una villa de lujo propiedad del exfutbolista Frank Lampard ha sido convertida en punto de venta y consumo de drogas y se ha utilizado para grabar películas porno sin que él o los vecinos tuvieran constancia.

Según informa The Sun, el futbolista, de 39 años, alquiló la casa a Davina Ward, de 37, que dijo ser entrenadora de fitness. Pero nada más lejos de la realidad. En realidad, ella es la autoproclamada “mujer más caliente, sucia y malditamente salvaje de Londres“.

Además, la chica “ofrece sin tapujos cocaína y otras drogas”.

Según el periódico británico, en la llamada ‘cueva del sexo’, ubicada en el barrio londinense de Fulham, había látigos, trajes de cuero y columpios sexuales en las habitaciones. Tras lo sicedido, el exjugador se ha mostrado, según sus amigos, “muy sorprendido”.

FuenteAgencias
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here