El partido del pasado martes entre los Blue Jays de Toronto y los Cardinals de San Luis dejó una de las jugadas más vistosas de los últimos años y firme candidata a ser la mejor de la temporada estadounidense de béisbol.

Chris Coghlan, jugador de Toronto, voló por encima del receptor rival para llegar a salvo al ‘home’ y así anotar un punto para su equipo. Aprovechó el bateo de su compañero para avanzar desde la primera base. Saltó en plancha sobre la cabeza de Molina y cayó haciendo una voltereta. Espectacular. “Me alegro de no haberme partido el cuello”, declaró el protagonista tras el partido.

Sus compañeros alucinaron con la acrobática carrera. “Es como si hubiera visto un unicornio”, comentó Estrada a los medios de comunicación. Toronto se llevó la victoria (6-5).

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here