Chorrillo confirmó esta noche en el Estadio Morazán de San Pedro Sula que su triunfo de la semana pasada frente a Honduras Progreso no fue producto de la casualidad. El cuadro canalero supo manejar el encuentro esta noche en territorio catracho y consiguió una merecida clasificación al volver a ganar 1-0.

Honduras Progreso estaba en seria necesidad de gol y con el apoyo de sus aficionados tuvo un inicio de partido con mucha dinamica pero con poca efectividad. Después de los primeros diez minutos de emoción, el partido bajo notablemente en su nivel y fueron muy pocas las llegadas en ambos arcos, esto en gran parte producto de una perdida de tiempo constante de los visitantes que evitaron que el local tomara ritmo.

Al minuto 30, Luis Jaramillo cobró un tiro libre de larga distancia con mucha potencia pero directo a las manos del arquero. Esa fue la única ocasión clara de gol de la primera mitad. Honduras Progreso nunca pudo encontrar a sus hombres de peligro en posición de gol, al equipo de Wilmer Cruz le faltaba peso internacional para responder en este nivel.

En la segunda parte, Honduras Progreso salió con la misma intensidad y esta vez si pudo generar peligro en el área rival. Al minuto 57, Jerrel Britto recibió el balón en el área pasó para Carlos Sánchez que con potente remate estuvo cerca de igualar el marcador global. Cuatro minutos más tarde y en una jugada que parecía de poco peligro, Alfredo Stephens controló en el área después de un saque de banda y aprovechando una mala salida del arquero llevó el balón hasta el fondo de la red.

Las malas noticias continuaron para los locales ya que solamente unos segundos más tarde salió expulsado por agredir a uno de sus rivales, Franklin Morales. Chorrillo mantuvo el orden en defensa y esperando oportunidad en la contra sabiendo que Honduras Progreso necesitaba tres goles para clasificar a la siguiente ronda. Los panameños clasifican a cuartos de final adonde ya espera Santos de Guápiles de Costa Rica.

Foto: Club Honduras de El Progreso