El Motagua goleó hoy por 3-0 al Honduras Progreso y se adjudicó el título en un partido que fue empañado por la muerte de, al menos, cuatro aficionados y las heridas sufridas por más de una decena de hinchas en las afueras del Estadio Nacional de Tegucigalpa.

El juego fue antecedido por un minuto de silencio por las víctimas de una avalancha en uno de los portones, fuera del Estadio Nacional, que ya estaba lleno de aficionados del Motagua.

Se presume que una sobre venta de boletos pudo haber provocado la avalancha de aficionados, entre ellos muchos niños, que pretendían ingresar a la instalación deportiva.

El Motagua, que dirige el argentino-hondureño Diego Vásquez hizo mejor sus deberes durante todo el partido con un fútbol rápido, en tanto que el Honduras Progreso intentaba llevar peligro con jugadas de contragolpe, pero sin poder abrir la defensa rival.

Carlos Discua, Erick Andino y Marco Tulio eran los jugadores que más se lanzaban al ataque del Motagua en muchas jugadas alimentadas por Omar Elvir, quien burlando marcas tenía salidas desde el medio campo por la izquierda.

El Honduras Progreso intentaba hacer daño con Fredixon Elvir y Jerrel Britto en punta, pero la defensa del Motagua supo cerrarles los espacios.

El anuncio que había hecho el entrenador del Honduras Progreso, Wilmer Cruz, en el sentido de que cambiaria a al menos ocho de los jugadores que tuvieron participación en el partido de ida del pasado día 20, que perdieron 1-4 ante el capitalino Motagua, no fue tal.

Hoy, Cruz envió a la cancha casi al mismo equipo que jugó en el partido de ida.

Fruto de ese juego rápido, el Motagua abrió el marcador por medio de Erick Andino al minuto 17 en una jugada de triangulación.

La presión del Motagua no cesó y con la ventaja por la mínima diferencia se fueron al descanso.

En el segundo tiempo el Motagua volvió a salir volcado al ataque y el minuto 48 Erick Andino de nuevo se hacía presente en el marcador y ponía la pizarra 2-0.

Pero faltaba más, al minuto 73, Carlos Discua sellaba el triunfo de 3-0 de la decimoquinta copa del Motagua, que ha representado la tercera bajo la dirección de Diego Vásquez y la segunda consecutiva con el club, con el que además ganó cinco campeonatos jugando como portero.

El buen trabajo de defensa del Honduras Progreso evitó que el triunfo del Motagua fuera mayor.

El partido había sido dedicado con anticipación al centrocampista Santiago Vergara, del Motagua, a quien en marzo le diagnosticaron leucemia.

El jugador, que fue clave para que el Motagua ganara su decimocuarta copa en diciembre de 2016, asistió hoy al estadio a ver el juego de su equipo.

– Ficha técnica:

3. Motagua: Jonathan Rougier; Félix Crisanto (Wilmer Crisanto, m.67), Juan Pablo Montes, Marcelo Pereira, Henry Figueroa; Marcelo Pereira, Omar Elvir (Klifox Bernárdez, m.75), Reinieri Mayorquín, Héctor Castellanos, Carlos Discua; Marco Tulio Vega y Erick Andino (Kevin López m.72).

Entrenador: Diego Vásquez.

0. Honduras Progreso: Sandro Cárcamo; Pastor Martínez (Luis Alvarado, m.9), Carlos Sánchez, Roy Smith, Nixon Duarte; Juan Delgado, Mariano Acevedo, Jorge Cardona (Pedro Mencía, m.54), Franklin Morales (Henry Martínez, m.54); Fredixon Elvir y Jerrel Britto.

Entrenador: Wilmer Cruz.

Goles: 1-0, m.17: Erick Andino. 2-0, m.48: Erick Andino. 3-0, m.73: Carlos Discua.

Árbitro: Melvin Matamoros.

Incidencias: Partido de vuelta de la final jugado en el Estadio Nacional de Tegucigalpa ante más de 30.000 espectadores.