La gramilla natural del Estadio Francisco Morazán, sede del juego eliminatorio entre Honduras y Costa Rica, recibió ciertos retoques finales antes del compromiso de este martes.

Se informó que los encargados de mantenimiento decidieron pintar con color verde algunas zonas del campo que se han visto afectadas por el intenso calor.

“Las pinturas para gramas no solamente sirven para mejorar el aspecto. También ayudan en los daños causados por los animales y en el ahorro del agua. En el mercado, un frasco puede costar hasta 400 dólares y su uso es muy útil en temporadas secas como las que experimenta San Pedro Sula en esta época del año”, informó dicho medio.

El juego posiblemente contará un un llenazo, ya que hace unos cinco días se reportaba un 70% de las entradas vendidas para el cotejo.

Este partido se jugará en el Estadio Morazán tras el veto del Estadio Olímpico Metropolitano, el otro escenario de San Pedro Sula.

Para este choque no se esperan muchos costarricenses, a diferencia de lo presentado en México, donde unos 12 mil costarricenses acudieron para el encuentro contra México en el Estadio Azteca.