El colombiano Jorge Luis Pinto, técnico de la Selección de Honduras, emitió un comunicado luego de las imágenes publicadas en las cuales él agrede a su hija.

Pinto, protagonizó un video en el que aparece golpeando a su hija. En las imágenes se ve al entrenador, de 64 años de edad, cuando agrede en dos ocasiones a su hija Verónica, según el video grabado en abril y divulgado por la revista Semana.

La mujer acusa a su exesposo, el congresista Andrés Felipe Villamizar, de maltrato físico y verbal en presencia de la policía. Pinto intenta tranquilizar a su hija, quien está sentada llorando en las escaleras de un apartamento en Bogotá, según se evidencia en la grabación, que tiene una duración de un minuto y 40 segundos.

La mujer se percata de que su exesposo está grabando y le exige que deje de hacerlo. El DT también le pide que pare el registro. Tras la negativa de Villamizar, la mujer se levanta mientras su padre la sujeta del brazo. La hija de Pinto le pide que la suelte y se acerca al congresista, quien la señala de querer agredirlo.

Entonces, el plano de la cámara enfoca el suelo y de repente se oye un forcejeo entre el entrenador y su hija. Cuando la grabación vuelve a enfocarlos, se ve a Pinto agredirla fuertemente en la cabeza y a los policías intentando separarlos. “Aprende a respetar”, le dice el DT mientras la golpea, a la par que un policía le exige que “no le pegue”. Previamente, en medio del llanto, Verónica le dice a su padre que “todo el mundo” la “agrede” y la “insulta”, a lo que el técnico le responde: “porque tú mereces eso”.

Según el parlamentario, quien confirmó la autenticidad de las imágenes, él grabó el video el 10 de abril por sugerencia de la policía, tras denunciar supuestas agresiones de su exmujer. Pinto asumió la dirección de la selección hondureña, que pelea un cupo para el mundial de Rusia-2018, en diciembre de 2014. El estratega también dirigió seleccionado de Costa Rica, al que llevó a cuartos de final en Brasil-2014, y de Colombia.

EL COMUNICADO DE JORGE LUIS PINTO

La imposibilidad de estar en el país me obliga a expresarme a través de este comunicado:

Ante los hechos sucedidos con el vinculo matrimonial existente entre mi hija VERÓNICA y su esposo, ANDRÉS FELIPE VILLAMIZAR, debo manifestar que, como padre y abuelo, siento profundamente que se haya hecho público, de manera aislada, un momento de la vida doméstica que hace parte de la privacidad de un hogar.

Reitero mi amor infinito e incondicional por mis hijos y mi nieto. Censuro todo acto de agresión y violencia contra cualquier ser humano, tanto más, si este se desarrolla al interior de una familia. Pienso que no existe razón alguna y tampoco fundamento para aquel de los cónyuges que ultraje o maltrate al otro, o no le preste la ayuda y socorro inherentes al vínculo matrimonial.

Es inaceptable que personas que nunca conocieron la intimidad de mi hogar se atrevan a hacer apresurados juzgamientos. Los momentos de depresión vividos por mi hija VERÓNICA, en parte tienen origen en los conflictos conyugales.

El episodio dado a conocer intencional y selectivamente ante la opinión pública se encuentra descontextualizado, pero no quiero referirme expresamente a él en razón a que, no obstante que debió mostrarse enmarcado en un ámbito integral y real, se ha querido utilizar como distracción de la verdadera problemática. Solo me limito a mencionar que fue la actitud de un padre desesperado que, en circunstancias extraordinarias, buscó hacer entrar en razón a su hija, que vivía un momento de crisis emocional.

Lamento que la desinformación esté siendo capitalizada para desviar la atención sobre las denuncias de hechos sucedidos, interpuestas por VERÓNICA ante las autoridades competentes. Ni la imagen de JORGE LUIS PINTO, ni el duro video promocionado, podrán cambiar de rumbo la realidad de un asunto que se concentra en una situacion de esposos con problemas.

Asi mismo, reitero que este tema no tiene nada qué ver con la DIMAYOR, FEDEFUTBOL o FIFA, como lo han querido mostrar, con fines distractores. Es una dolorosa crisis familiar que corresponde a la esfera privada de mi hija y su cónyuge, donde esperamos que sean las diferentes instancias judiciales, tanto penales, como civiles y de familia, las que impartan justicia y castiguen cualquier agresión física o psíquica que eventualmente se haya cometido.

Finalmente quiero agradecer especialmente a mi familia, amigos y a las numerosas personas que por diferentes medios me han manifestado su comprensión, solidaridad y cariño.

Cordialmente,

JORGE LUIS PINTO AFANADOR

Honduras, 13 de agosto de 2017