Rusia 2018, del sueño a la pesadilla para Honduras

86

La selección de Australia ha vencido este miércoles por 3-1 a Honduras, clasificándose para el Mundial de Rusia de 2018. Ambas selecciones empataron sin goles en territorio hondureño el pasado 11 de noviembre.

Un notable incidente ocurrió este lunes, cuando la Federación de Fútbol de Honduras denunció que Australia había espiado uno de los entrenamientos oficiales de su selección gracias a un dron, algo que “ocasionó malestar del equipo y la delegación hondureña”. Esa intromisión, registrada en video, tuvo lugar mientras los integrantes del combinado hondureño practicaban en el estadio ANZ Stadium de Sídney.

El Mundial de Rusia 2018 se celebrará entre el 14 de junio y el 15 de julio de 2018.

El cuadro oceánico, que compite en las Eliminatorias Asiáticas, se impuso por 3-1 y selló su pasaje a la Copa del Mundo tras el empate 0-0 en el choque de ida en San Pedro Sula.

En el inicio, con las intensas indicaciones del colombiano Jorge Luis Pinto, el conjunto centroamericano procuró mantener su bloque defensivo ordenado ante cada ataque del rival. En algunos pasajes ejerció una presión más alta, aunque el avance australiano lo obligaba a mantener fija su defensa de cinco hombres.

En los primeros 25 minutos, se mantuvo una tónica similar a la del encuentro de ida. Un duelo muy físico y con poco peligro en las áreas, más allá de alguna tibias aproximaciones del local.

Al comenzar el complemento, Australia encontró la ventaja rápidamente con una falta en el borde el área. El capitán Mile Jedinak remató con fuerza y su tiro se desvió en Maynor Figueroa, por lo que descolocó al portero hondureño y terminó en gol para el cuadro local.

Minutos más tarde, y después de que Tim Cahill estrellara un disparo en el travesaño, llegó la ampliación de la ventaja en el marcador: Jedinak anotó de penal el 2-0, a pesar de que el portero Donis Escober adivinó el destino de su tiro.

Las chances hondureñas quedaron hundidas cuando el argentino Néstor Pitana sancionó un segundo penal a favor del elenco local, que nuevamente Mile Jedinak cambió por gol. Los tres goles de su capitán sentenciaron un partido muy físico, que se destrabó por obra de los balones detenidos.

Honduras llegaría al descuento en tiro de esquina, donde Maynor Figueroa logró sacar el balón del tumulto y enviarlo a la red, aunque ya el encuentro estaba definido y sólo quedó para las estadísticas.

De esta forma, Jorge Luis Pinto no logró el objetivo de clasificar a Honduras a su tercer Mundial consecutivo, ya que habían participado de las ediciones de 2014 y 2010. En tanto, Los Socceroos llegan al quinto mundial de su historia, ya que el primero fue en 1974 y luego clasificaron de forma ininterrumpida desde Alemania 2006.