La transexual que jugaba como hombre en España y ahora brilla entre mujeres

Ser deportista de alto nivel no está al alcance de todo el mundo pero, mucho es aún mucho más difícil conseguirlo en dos vidas completamente diferentes. Este ha sido el caso de Rodrigo Pereira de Abreu, un jugador de voleibol que ha sido capaz de derribar todo tipo de muros para hacer lo que más le gusta tal y como es. O, lo que es lo mismo, se ha convertido en el primer transexual en jugar en una liga femenina en Italia. Y ha debutado a lo grande.

De origen brasileño y conocido por su gran potencia en el remate, después de muchos años de pelea, ha conseguido encontrar su sitio en Italia. Quien durante más de una década de profesional se llamara Rodrigo Abreu, a sus 32 años ha conseguido ganar su batalla más difícil: tras cambiar de sexo, ha logrado que le admitan para jugar entre mujeres, siendo el primer transexual en formar parte de la liga de voleibol italiana.

Como hombre, fueron varios los países que le vieron mostras su juego, entre ellos España. Así, equipos como el Uniamerica Foz brasileño, el Esmoriz portugues, el Asnières Volley 92 francés o el Paris Volley, también galo, son algunos de sus equipos, además del Ortodent Caravaca y el Cajasol Juvaca españoles, donde se dio a conocer en nuestro país. Ahora, a sus 32 años, ha llegado a Italia, donde desde ahora su nuevo nombre es Tiffany.

Foto: Tiffany (d), anteriormente como Rodrigo Abreu (i)

Después de varios años jugando como transexual entre hombres, Tiffany ha conseguido que la federación italiana le dé el visto bueno para jugar en la categoría femenina. Así, consiguió debutar en el Golem Palmi de la segunda división, donde no sólo llevó a su equipo a la victoria ante el Delta Informatica Trentino, sino que se convirtió en la jugadora más destacada de su equipo, convirtiéndose en la máxima anotadora del partido con 28 puntos en su haber.

“Las chicas me han recibido como si fuese una hermana”, confesó al término del partido. Sus 1,94 metros de estatua y su especialidad, el remate, la convierten en una de las jugadores más destacadas del campeonato, demostrando en su primer partido el potencial con el que cuenta. Tiffany ha conseguido derribar una nueva barrera en el voleibol, siguiendo los pasos de otras mujeres que consiguieron abrirse camino en otros deportes.

Sin embargo, esta situación no está exenta de polémica. De hecho, el Comité Olímpico Internacional ha legislado al respecto, permitiendo que los transexuales puedan competir en los JJOO, para lo que sólo se pide una condición: que tenga un nivel de testosterona inferior a 10 nanogramos por mililitro de sangre. Pero algunas deportistas no lo ven con buenos ojos, al entender que la estructura ósea y muscular le sigue dando ventaja.

Tiffany, cuando aún jugaba entre hombres

Otros transexuales en el deporte

Tiffany no es el primer transexual que consigue cambiar de categoría en el deporte. La precursora fue Renée Richards quien, en 1975, consiguió competir como mujer en el mundo del tenis. Habitual de los torneos masculinos como Richard Raskind, sería en la década de los setenta cuando cambió de sexo, consiguió incluso que un tribunal le diera la razón para participar en el US Open, donde su mejor resultado serían las semifinales en dobles mixtos de 1979.

En el mundo del fútbol, el caso más destacado es el de la samoana Jaiyah Saelua. Aunque nació como hombre, su familia siempre la crió como mujer, una costumbre que en los países oceánicos es común, y a cuyos miembros denominan ‘fa’afafine’. Son personas biológicamente de un género, pero cuyo entorno le hace vivir como si fuera del otro. Tuvo el honor de convertirse en el primer transexual en jugar las eliminatorias de un Mundial de fútbol.

En España, también existen casos en el deporte. Uno de los más destacados es el de Izaro Antxia, una joven de 35 años que se ha convertido en la primera transexual en disputar un partido federado de fútbol sala en nuestro país. Tras jugar durante tres temporadas en un equipo masculino, hace un año consiguió dar el paso para jugar entre mujeres. El deporte se encarga, en muchas ocasiones, de derribar barreras sociales: el caso de Tiffany es una nueva demostración.

Fuente: Diario El Confidencial 

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here