Desastre político también ha afectado a taxistas