Diez mil feligreses dormirán en la Basílica y sus alrededores