Disturbios en el Congreso argentino por la reforma de las jubilaciones

151

Este jueves iba a tratarse en el Congreso argentino la reforma jubilatoria, que ya cuenta con la aprobación del Senado y solo le falta el visto bueno de la Cámara de Diputados para convertirse en ley. Miles de manifestantes, entre partidos políticos, agrupaciones sociales y sindicatos, se convocaron en las inmediaciones del establecimiento, que contó con un importante operativo policial que incluyó a la Gendarmería, y hubo enfrentamientos con las fuerzas de seguridad. Finalmente, cancelaron la votación: “Levantemos esta bochornosa sesión, total se aprobará la semana que viene”, expresó la diputada oficialista, Elisa Carrió.

Mientras en el interior del edificio no había certezas sobre si la votación podría concretarse —algunos legisladores denunciaron que no había garantías—, en las afueras volaban piedras y la Policía respondía con balas.

Dentro de la cámara tan solo había 80 diputados del oficialismo; se requiere un mínimo de 129 asistentes para llevar a cabo la sesión. A las 14:30 (hora local), cuando alcanzaron el número mínimo de legisladores, la oposición solicitó que se anule la sesión. En el recinto también hubo fuertes discusiones.

Se registraron persecuciones, aunque todavía no se difundió si hay heridos graves y detenciones. Camiones antidisturbios con cañones de agua se desplegaron por el centro de la capital argentina, al tiempo que algunos protestantes intentaban sortear el vallado para llegar al Congreso.