¿Donald Trump está perdiendo la «guerra» contra los migrantes?

La ‘guerra’ que Donald Trump ha declarado a los migrantes ha tenido más batallas perdidas que victorias estratégicas.

En primer lugar, la obtención de recursos para financiar el muro entre México y EE.UU. tiene una traba difícil de sortear, luego de que los demócratas arrebataran el control de la Cámara de Representantes a los republicanos en las recientes elecciones de medio término. En segunda instancia, porque tras esos comicios, representantes de origen hispano e indígena ocupan varias curules.

En los dos años que Trump lleva al frente de la Casa Blanca, la construcción del muro —una de sus principales promesas de campaña— no ha prosperado ni en la Cámara de Senadores ni en la de Representantes, y el 7 de diciembre próximo es decisivo, pues es la fecha límite para llegar a un acuerdo sobre el programa de financiación.

La Administración Trump mantiene su plan de solicitar 18.000 millones de dólares al Congreso para la construcción de un total de 1.155 kilómetros de barreras físicas en la frontera con México, con base en declaraciones de funcionarios del Departamento de Seguridad Interna (DHS).

La aprobación de los recursos necesarios para construir el muro está trabado entre demócratas y republicanos, «no porque no estén interesados en frenar la migración, sino por la forma en que Trump ha manejado la situación, de manera muy agresiva, que busca humillar a México», explica Laura del Alizal Arriaga, investigadora y profesora de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

«Y esto me parece que los demócratas no lo van a aprobar, sería además darle un golpe decisivo a una de las principales promesas de Trump en campaña», agrega la catedrática.

Ni siquiera con mayoría en las dos cámaras del Congreso Trump consiguió el monto requerido y, hasta ahora, su única salida es convencer a los que se oponen a la construcción para que liberen los recursos.

¿Cierre del Gobierno federal?

Hasta el domingo pasado, el proyecto seguía paralizado. El presidente estadounidense, incluso, amenazó con decretar el cierre del Gobierno federal si no se alcanza un acuerdo con los demócratas sobre la cuestión de la financiación de la construcción del muro en la frontera con México.

«Ahora existen menos probabilidades de éxito a causa de la mayoría demócrata en la Cámara baja», manifestó la experta en temas de política exterior.

«Tienen que aprobar el presupuesto antes del 8 de diciembre, que se vencen los últimos recursos, para que el Gobierno siga operando con el presupuesto actual. Están sobre la fecha límite y tendría que ser una negociación muy rápida (…) Dada la magnitud de los recursos que (Trump) requiere, lo que podríamos ver es que el Congreso le aprobara menos, pero que fueran destinados a seguir protegiendo y reforzando la frontera», considera Alizal Arriaga.

En ello coincide José Luis León Manríquez, profesor de Estudios Internacionales por la UAM y doctor en Ciencia Política por la Universidad de Columbia, quien estima que ahora existen posibilidades de que se pueda frenar el muro, al menos presupuestalmente, así como evitar un agudizamiento en las medidas de contención en la franja limítrofe ordenadas por Trump, mediante una aprobación de recursos.

«Pesadilla temporal»

Las elecciones intermedias del 6 de noviembre pasado también llevaron al poder a grupos minoritarios, como hispanos, indígenas y homosexuales, lo que también podría funcionar como barrera para la mayoría republicana en la Cámara baja de EE.UU. y, con ello, al ejercicio del poder del presidente Donald Trump.