Dormir poco lo lleva al aislamiento social

238

Investigadores de la Universidad de California en Berkeley (Estados Unidos) han confirmado en un estudio que las personas privadas de sueño se sienten más solitarias y menos dispuestas a relacionarse con los demás, evitando el contacto cercano casi de la misma manera que las personas con ansiedad social. Además, también hace que sean socialmente menos atractivas.

Los hallazgos, que se publican este martes en la revista ‘Nature Communications’, son los primeros en mostrar una relación bidireccional entre la pérdida del sueño y el aislamiento social, “arrojando nueva luz sobre la epidemia global de soledad”. “Nosotros, los humanos, somos una especie social. Sin embargo, la privación del sueño puede convertirnos en ‘leprosos’ sociales”, apunta el autor principal del estudio, Matthew Walker, profesor de Psicología y Neurociencia.

Los investigadores descubrieron que los escáneres cerebrales de personas privadas de sueño cuando veían vídeos de extraños que caminaban hacia ellos mostraban una “poderosa” actividad de repulsión social en las redes neuronales que normalmente se activan cuando los humanos sienten que su espacio personal está siendo invadido. La pérdida de sueño también debilita la actividad en las regiones del cerebro que normalmente fomentan el compromiso social.

“Cuanto menos horas duermas, menos quieres interactuar socialmente. A su vez, otras personas te perciben como más socialmente repulsivo, lo que aumenta aún más el grave impacto de aislamiento social de la pérdida del sueño. Ese círculo vicioso puede ser un factor importante que contribuye a la crisis de salud pública que es la soledad”, asegura Walker, quien añade que “tal vez no sea una coincidencia que en las últimas décadas se haya observado un marcado aumento de la soledad y una disminución igualmente dramática en la duración del sueño”.