El acusado de la masacre en Nueva Zelanda despide a su abogado y no muestra ningún remordimiento

El australiano Brenton Tarrant, acusado de asesinato después del atentado contra dos mezquitas en Nueva Zelanda, en el que murieron 50 personas, despidió a su abogado luego de comparecer ante el Tribunal de Distrito de Christchurch este 16 de marzo. Richard Peters, el letrado asignado al acusado por las autoridades, le reveló el hecho al periódico New Zealand Herald.

Después de su breve comparecencia ante el Tribunal de Distrito el sábado —donde no hizo ninguna declaración ni solicitó la libertad bajo fianza— Tarrant, de 28 años, le comunicó a Peters que rechazaba su asistencia legal y “parecía bastante claro y lúcido”.

“No me pareció que estuviera enfrentando ningún desafío o discapacidad mental, aparte de tener puntos de vista bastante extremos”, ha detallado el abogado. También Peters mencionó que el acusado no expresó ninguna condolencia y no parecía mostrar ningún remordimiento, aunque no discutieron específicamente ese tema.

Ahora el ya exdefensor de Tarrant explicó al rotativo que el acusado quiere representarse a sí mismo en el marco del juicio. Según Peters, su despido podría ser una indicación temprana de que el acusado intente aprovechar al máximo el proceso, al considerarlo como una oportunidad para promover sus puntos de vista extremistas violentos. En ese caso, “el trabajo del juez del juicio será lidiar con eso”.

El terrorista busca una mayor cobertura

A medida que aumentan las preocupaciones de que el acusado pueda subvertir el sistema judicial de Nueva Zelanda en pro de sus intereses, las autoridades de este país están pidiendo a los medios de comunicación y al público en general que le den a Tarrant la menor cobertura posible.

A juzgar por sus acciones anteriores, la publicidad es exactamente lo que busca este terrorista: envió un extenso manifiesto a la oficina de la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, y a otros 70 destinatarios 10 minutos antes de iniciar el tiroteo en la mezquita de Masjid Al Noor. Luego transmitió en vivo toda la masacre en Facebook. El aterrador video de 17 minutos fue eliminado por Facebook después de una alerta policial. Luego, en las primeras 24 horas esta red social eliminó 1,5 millones de videos del ataque a nivel mundial.

Otras redes sociales, como YouTube y Twitter, también están haciendo esfuerzos para borrar las imágenes de los sangrientos tiroteos.