El asesino de Orlando era homosexual y cliente habitual del club gay que asaltó

La investigación sobre el atentado en la sala Pulse de Orlando del pasado domingo continua su curso. Después de que la policía haya señalado a Omar Mateen como presunto autor de la masacre, las autoridades siguen intentando obtener más datos sobre el joven de origen afgano.

Medios de comunicación como el ‘Orlando Sentinel’ aseguran que Omar Mateen era cliente habitual del club gay que atacó el pasado domingo. «A veces se sentaba a beber solo en un rincón, y otras veces se emborrachaba tanto que era ruidoso y beligerante», confesaba un testigo al periódico.

Otros clientes de la sala Pulse señalan que Mateen utilizaba «de forma habitual» aplicaciones gay para ligar, como Grindr y otras de similares características. Esa información complementa la de Kevin West, asistente de la discoteca atacada y que afirmó a ‘Los Ángeles Times’ que intercambió mensajes con el presunto autor de la masacre en un chat homosexual que se prolongó «durante un año».

El círculo más cercano de Omar Mateen también le vinculan con los ambientes gais. Samuel King, antiguo compañero de instituto, aseguró al ‘The Daily Best’ que el atacante asistió a varios shows de drag Queens y compraba comida en restaurantes con trabajadores que hablaban sin prejuicios de su homosexualidad.

Todas esas declaraciones contrastan con las que realizó Sedique Mir Mateen, su padre, horas después de la masacre. En su versión de los hechos recordó que se enfadó al ver a dos hombres besándose en Miami, algo que va en la línea de las declaraciones de sus excompañeros de trabajo, que apuntaban que solía hacer numerosos comentarios homófobos.