El auto del futuro está más cerca y hasta viene con un drone que lleva las valijas

¿Cuántas veces el hombre imaginó cómo sería el auto del futuro? Infinitas. El inventario mundial de la industria automotriz atesora innumerable cantidad de bocetos que intentaron –e intentan- vaticinar cómo será la movilidad de las próximas décadas. Si hay un recurso inagotable es la creatividad en las oficinas de diseño para buscar soluciones de vanguardia y plasmarlas en exuberantes prototipos que ven la luz cada año.

Tanto camino recorrido inexorablemente acortó los tiempos y las posibilidades de concreción de desarrollos y avances. Actualmente se está más cerca del “futuro”: la tecnología experimentada en prototipos se traslada a los autos de calle más rápidamente y la carrera contra el tiempo parece acelerarse.

Un ejemplo de ello, a simple vista, es el Lexus LF-30 Electrified, un prototipo recientemente presentado en Tokio por la marca de lujo de Toyota. No sólo representa cómo será la generación de los próximos autos eléctricos, sino que incluye una serie de innovaciones para trasladarse imaginariamente al 2030. Si bien restan sólo 10 años para ese mojón, la marca pone énfasis en que ese horizonte futurista es el que se verá en una década.

Tal vez para recibir esta novedad en la vida cotidiana haya que esperar algunos años más, pero los diseñadores de Lexus no se privaron de hacer un primer ensayo con un dispositivo tan vanguardista como surrealista: el modelo viene con un drone para transportar el equipaje. Este bonus track, denominado Lexus Airporter, puede trasladar por ejemplo objetos desde el interior de una casa al baúl del auto.