El frío extremo que azota preocupa a Estados Unidos

Una ola de frío provocada por vientos polares del ártico han dejado temperaturas récord, entre -30 y -40º, en gran parte del «medio oeste» y la zona de los Grandes Lagos de los Estados Unidos de América. Esta masa de aire ártico sin precedentes ha causado sensaciones térmicas de -34 a -51 grados centígrados, según los servicios meteorológicos.

Las clases han sido canceladas el miércoles y jueves en muchas ciudades, incluyendo Chicago, donde se sitúa la tercera escuela más grande de la nación. La policía ha advertido del riesgo de accidentes en las carreteras por el hielo, pero también se señalizan las aceras con riesgo de caída de estalactitas.

El frío ha desconcertado a unos residentes acostumbrados a los inviernos brutales, pero no hasta este punto. Los transportistas detuvieron sus rondas. El Servicio Postal de los Estados Unidos ha dejado de lado temporalmente su «motto» (lema) que «ni nieve ni lluvia ni la oscuridad de la noche detendría su trabajo», esta vez sí el frío ha conseguido detener las entregas desde parte de las Dakotas hasta Ohio.

En el noroeste de Minnesota, el mercurio ha bajado hasta los -40º a las seis de la mañana en la pequeña ciudad de Mahnomen, con una sensación térmica de -53 grados. Las autoridades de Illinois, Wisconsin y Michigan emitieron boletines de advertencia para este miércoles, que sería el día más frío de este episodio polar que ha afectado ya a unos 60 millones de personas.