El gesto en México que cambió la Navidad de unos ancianos en el olvido

Chuy Trejo es la más trabajadora del asilo, barre todos los días, toda la casa. «Por eso le trajeron muchos regalos», dice una mujer mientras le entrega un obsequio a la habitante de la residencia gerontológica Las Palomas, en la ciudad de Cuernavaca, Morelos, al centro de México. Chuy, junto a otros adultos mayores, tendrá una Navidad diferente.

Rosita, por ejemplo, pidió que le regalaran un suéter; Sabina, una pantaleta talla 38; y Manuela, lo que muchos desean: unos zapatos cómodos. De esta forma, las organizaciones La Colectiva Diversa, Juntos y Abrazados y la Iglesia Católica Antigua del Río de la Plata en México –la cual acoge a la comunidad gay del estado– se convierten en una especie de Santa Claus para ancianos que no tienen familia o que han sido abandonados.

En México, los adultos de más de 60 años suman 10 millones, con base en el Censo de Población y Vivienda, el 16% de ellos sufre rasgos de abandono y maltrato.

Cada adulto mayor del asilo Las Palomas publicó en Facebook una foto con su nombre y el regalo que les gustaría recibir; la convocatoria tiene la intención de captar gente interesada en apadrinar algunas de las necesidades de las personas de la tercera edad. «Para usted, lo que pidió», le dice un hombre a Fernando, un anciano que conserva la misma sonrisa que se le ve en la foto en la que solicitó «una loción para afeitar English Lady».

Gracias muchas gracias de parte de los abuelitos del Asilo Las Palomas A las personas que prepararon comida, donaron aguinaldos, donaron piñatas y muchas otras actividades.Alfonso Leija Salas

Posted by Alfonso Leija Salas on Tuesday, December 18, 2018