‘El Rey’ Zambada afirma que el Cártel de Sinaloa sobornaba al Gobierno y controlaba un aeropuerto

El Cártel de Sinaloa controlaba “el aeropuerto en Ciudad de México” y sobornaba regularmente al Gobierno mexicano para tener protección, declaró este miércoles el narcotraficante Jesús ‘El Rey’ Zambada García, quien testifica contra Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, en el histórico juicio que se realiza en Nueva York, Estados Unidos.

“Controlé el aeropuerto en la Ciudad de México” y “controlé sus autoridades” vía sobornos, recoge su testimonio The Washington Post.

‘El Rey’ fue detenido en México en 2008 y posteriormente extraditado a Estados Unidos; es hermano de Ismael ‘el Mayo’ Zambada, a quien la defensa de Guzmán señala como el verdadero líder del Cártel de Sinaloa.

Zambada, quien declara como testigo del Gobierno de EE.UU, dijo que Guzmán Loera se asoció con su hermano, Ismael Zambada, para dirigir el Cártel de Sinaloa, y se autodefinió como líder del cártel en Ciudad de México, recogen medios locales.

Jesús Zambada también aseguró a la Corte que Guzmán operaba un almacén en Ciudad de México donde se almacenaba la cocaína proveniente de Colombia.

Hoy tres testigos fueron llamados al estrado, una vez que la defensa terminó sus argumentos iniciales: se trató de un agente de aduanas de EE.UU., un químico forense y Zambada García, reportó la periodista en Brooklyn Amanda Ottaway.

‘El Rey’ explicó cómo realizaban el tráfico de drogas desde el norte de Colombia y apuntó que 100% de la cocaína que importaba el grupo criminal era destinada a Estados Unidos.

Lluvia de acusaciones

Jeffrey Lichtman, uno de los abogados principales de Joaquín ‘el Chapo’ Guzmán, afirmó ayer que el actual presidente de México, Enrique Peña Nieto, y su antecesor, Felipe Calderón, recibieron millones de dólares en sobornos por parte del Cártel de Sinaloa.

La defensa de Guzmán aseguró que el hombre que hizo los pagos fue el co-acusado de la causa, Ismael ‘El Mayo’ Zambada, quien se encuentra prófugo de la justicia.

Peña y Calderón desmienten

Ayer, Eduardo Sánchez, vocero de la Presidencia de México, calificó de “falsas y difamatorias” las acusaciones de la defensa de ‘El Chapo’. En ese mismo tono fueron las declaraciones del exmandatario de México, Felipe Calderón, quien las tildó de “absolutamente falsas“.

Hoy, la Fiscalía del Gobierno de EE.UU. solicitó al juez federal Brian Cogan, quien es el encargado de conducir el juicio, desechar los dichos del abogado Jeffrey Lichtman, pues considera que estaban impregnados “de argumentos impropios, afirmaciones no informadas previamente y rumores inadmisibles”, reportan medios locales.