Elecciones Generales: una fiesta cívica en Honduras

***El voto de los jóvenes y las mujeres será fundamental para decidir el futuro de Honduras en los próximos cuatro años, por lo que se espera salgan masivamente a ejercer el sufragio. *** El próximo gobierno debe propiciar un clima favorable para la inversión nacional y extranjera, continuando con labores del Plan Nacional de Reconstrucción y Desarrollo Sostenible y la simplificación administrativa.

Diversos sectores en Honduras se han pronunciado respecto a los próximos comicios generales del domingo 28 de noviembre: debe ser una fiesta cívica y la población saldrá a ejercer el sufragio en orden y con entusiasmo para reafirmar que en el país se vive una democracia representativa.

Plan de seguridad

- PUBLICIDAD -

El ministro de Seguridad, Julián Pacheco Tinoco, ha destacado que “los hondureños tenemos vocación pacífica, somos prudentes y debemos enviar mensajes de mesura a la población”, “La Policía ha desplegado a unos 18 mil miembros a nivel nacional para cubrir todos los eventos masivos que se están desarrollando con motivo de estas elecciones generales”, afirmó.

Indicó que los agentes cuentan con toda la logística y la tecnología moderna por primera vez en la historia, y todo gracias a este gobierno”.

Estamos ya a pocas horas para que Honduras celebre su fiesta electoral para elegir a sus nuevas autoridades, una importante oportunidad para muchos sectores de la sociedad, para que cambie el rumbo del país, una nueva administración que combata los principales problemas, una responsabilidad que está puesta en las manos de 5.3 millones de hondureños, este 28 de noviembre.

Muchos sectores han hecho un llamamiento a votar en familia, con amigos, compadres, vecinos y grupos sociales, para que este domingo sea una fiesta cívica familiar, que nos une a todos como nación.

Participación de los jóvenes

Los jóvenes como Emerson Rodríguez tienen el poder de decidir. “Honduras nos necesita, el cambio está en nosotros, pero debemos hacerlo sin recurrir a la violencia, ejerzamos el sufragio en tranquilidad para no generar caos en el país.

Ningún proceso electoral vale la pérdida de una vida, y es por esto que los hondureños debemos apuntar a unas elecciones en paz y sin intimidación”, comenta.

Honduras, desde hace algunos años, posee un Bono Demográfico (2015-2038), entendido como un período en el cual la población activa e inactiva en edad de trabajar, supera en cantidad a las personas económicamente dependientes (niños y adultos mayores).

En este 2021, el Consejo Hondureño de la Empresa Privada (COHEP), socializó su sondeo “Millenials en Honduras 2020”, que mostró datos muy interesantes a tomarse en cuenta. El 51% de la población millenial (personas nacidas entre 1980 a 1996), manifestó que no tiene preferencia por ningún partido político, porcentaje que en el 2019 fue del 34%, mientras, el 61% dijo que no votaría si hoy fueran las elecciones.

Oportunidades de trabajo

Por su parte, el Centro de Estudio para la Democracia, CESPAD, en mayo de 2021, midió la fidelidad partidaria mediante una encuesta. “La mayoría de los electores se declaran independientes (47.98%), una situación que expresa, en buena medida, la desafección con la política y los políticos de un amplio sector de la ciudadanía”, establece el documento final.

En relación con trabajo, en el estudio “Honduras: Diagnóstico del Trabajo”, elaborado por el Banco Mundial en 2020, se señala que “Mientras un 38% de la población hondureña en edad de trabajar es económicamente inactiva”, el desafío para el nuevo Gobierno es el de aumentar la participación laboral de las hondureñas, pues solo un 47% de las mujeres en edad de trabajar tiene un empleo, mientras que un 85% de los hombres trabaja. De hecho, un 88% de las personas que no estudian, ni se entrenan, ni trabajan (NINI) son mujeres”.

La juventud vale por lo que intrínsecamente es, ese vigor poderoso y esa inagotable fuente de creatividad e innovación. Además, por ser el segmento mayoritario de los que componen el censo electoral (población habilitada para votar), vale por el peso de sus números.

Los partidos políticos en Honduras suelen ignorar a los jóvenes como titulares de derechos, pero en momentos de coyuntura electoral, como el actual, es imposible hacerlo, y este escenario representa una oportunidad.

En peso electoral, la juventud en edades entre 18 y 35 años fue aproximadamente un 42% en 2013. En el 2017, llegó casi a un 45% y actualmente, en el 2021, alcanza un 48%, de acuerdo con el proceso de enrolamiento del RNP. Eso representa 2.4 millones de 5.1 millones personas que fueron enroladas hasta el periodo de elecciones primarias. Eso significa que, para noviembre del 2021, los y las jóvenes pueden inclinar, decisivamente, la balanza del poder con su decisión de votar.

Mejor ambiente para la inversión

No cabe duda, que el deseo de la mayoría de los hondureños, es que se celebren unas elecciones limpias, transparentes y en paz y que pasado el proceso electoral, tanto ganadores como perdedores, se unan para trabajar para resolver los problemas más ingentes que agobian al país como la pobreza, el desempleo, la falta de oportunidades, el mejoramiento de la educación y la salud, así como la disminución de la violencia, entre otros.

Asimismo, se espera que, con la nueva administración, se propicie un mejor ambiente para la inversión, tanto nacional como extranjera, para crear más fuentes de empleo y por ende el mejoramiento en la calidad de vida de los hondureños.

El presidente del COHEP, Juan Carlos Sikaffy, ha manifestado que la empresa privada “lo que quiere, es que nos levantemos el lunes a trabajar todos. Que los cuatro millones de emprendedores que hay en el país, se levanten a trabajar y a generar bienestar para sus familias”.

“Es por eso que pedimos elecciones en paz, que se respeten los resultados”. Además, que el Consejo Nacional Electoral (CNE) genere la confianza necesaria, que permita dar certidumbre al momento de emitir los primeros resultados de la justa electoral, apuntó Sikaffy.

Plan Nacional de Reconstrucción y Desarrollo Sostenible

Uno de esos grandes desafíos que enfrentará el nuevo Gobierno es continuar impulsando la segunda fase del Plan Nacional de Reconstrucción y Desarrollo Sostenible luego de los efectos provocados por las tormentas tropicales Eta y Iota.

Para la puesta en marcha de la segunda fase del Plan de Reconstrucción ronda los 8,000 millones de dólares, recursos que permitirán la construcción de 13 represas, la edificación de un nuevo sistema de contención de bordos del Valle de Sula y la reedificación de puentes, según precisó Carlos Madero, titular de la Secretaría de Coordinación General de Gobierno.

“Esta segunda fase será un gran reto para la nueva Administración gubernamental que será elegida en las elecciones generales del próximo 28 de noviembre; de hecho, el tema de la reconstrucción nacional se discutirá en las mesas del proceso de transición del nuevo Gobierno”, señaló el alto funcionario.

En las elecciones del próximo 28 de noviembre en Honduras, donde no hay segunda vuelta, más de 5 millones de hondureños están llamados a las urnas para elegir a un nuevo presidente, tres designados (vicepresidentes), 298 alcaldías municipales, 128 diputados al Parlamento local y 20 al Centroamericano.

Acerca del CNI

El Consejo Nacional de Inversiones (CNI) es una entidad pública creada con el propósito de brindar servicios para facilitar, acelerar y proteger la inversión privada ya instalada o potencial, nacional y extranjera, promoviendo la facilitación de trámites, ofreciendo información relevante sobre el marco jurídico, brindando asesoría económico-financiera y acompañando a inversionistas en los procesos de inversión.

 

 

 

Boletín Informativo

Suscríbase para recibir nuestro contenido más reciente.

    No le enviaremos spam. Puede darse de baja en cualquier momento.

    Ultima Hora

    ACTUALIDAD