En calamidad viven familias desalojadas