En decadencia los donadores de sangre