En los supermercados de Venezuela solo quedan productos básicos para 40 días

En las colas de los supermercados y farmacias de Venezuela se respira indignación. Lo último que han descubierto estos pacientes venezolanos es que hay que mostrar el carnet de identidad y, en función de cuáles sean los últimos números de su cédula, podrán entrar al establecimiento una vez a la semana para comprar dos productos por persona. Racionamiento al mejor estilo cubano, y sin necesidad de libreta, publica ABC de España.

A los venezolanos nos les ha gustado nada que su presidente, Nicolás Maduro, cuya popularidad ha caído en barrena hasta un precario 22%, haya hecho una larga gira de diez días por Rusia, China y países árabes con una comitiva de 70 personas, incluida su numerosa familia, en la que han gastado más de tres millones de dólares, mientras el país vive en la penuria y el presupuesto nacional hace aguas.

Pero lo peor es que el mandatario ha regresado con las manos vacías. El auxilio financiero que esperaba obtener de Rusia y China para paliar la crisis ha sido un espejismo, pues los proyectos de inversión por valor de 17.000 millones de dólares que les ofrecieron los chinos son para su aplicación a medio y largo plazo, y no servirán para cubrir el dramático déficit de divisas. Estas son las condiciones en las que vive un país al borde del colapso.