6 de los museos más raros del mundo

89

Cuál es el museo más extraño del mundo? No resulta sencillo conceder semejante galardón, ya que a lo largo del planeta existen algunos a los que el calificativo extraño se les queda corto. nosotros os hemos seleccioando aquí seis de los que más nos han llamado la atención. Aunque no estamos muy seguros de que alguno de ellos realmente queramos visitarlo.

Museo de carrozas fúnebres

Museo de carrozas fúnebres

Está en Barcelona y no es apto para aprensivos. Exhibe dieciséis carrozas fúnebres y seis coches funerarios.

Museo de la ventriloquía

Museo de la ventriloquía

No vamos a negar que éste también produce cierto mal rollo. Está en Kentucky y fue fundado por el ventrílocuo William Shakespeare Berger. Su colección consta de setecientos muñecos, y el más aterrador de todos es una cabeza sin ojos.

Museo de las relaciones rotas

Museo de las relaciones rotas

Se encuentra en Croacia y fue galardonado en 2011 como uno de los más originales del mundo. Como su nombre bien indica, está dedicado a las rupturas sentimentales y su colección la forman los objetos que donan los visitantes, todos ellos con una historia y un significado ligado a una ruptura. Por eso, no resulta muy recomendable para las personas sensibles al desamor.

Museo de los parásitos

Museo de los parásitos

El más escalofriante y completo museo que se dedica a estas criaturas. Se encuentra en Meguro, Tokio, y cuenta con unos 45.000 especímenes, entre los que figura una tenia de hasta nueve metros. Se recomienda visitarlo sólo si no se tiene el estómago delicado.

Museo Médico de Sirriraj

Museo Médico de Sirriraj

Está en Tailandia y tiene el dudoso honor de ser uno de los museos más siniestros del mundo. Lo primero que uno ve nada más llegar es el esquleto de su fundador. Luego, el visitante puede “deleitarse” contemplando una tremenda colección de fetos con deformidades, tumores, y otras lindezas por el estilo.

Museo del pelo

Museo del pelo

Este individuo con aspecto ligeramente parecido a Einstein es Galip Körükü, un artesano turco que en 1979 le pidió a una mujer que le regalara un mechón de su cabello. Ese fue el origen de este peculiar museo (situado en la ciudad turca de Avanos), que exhibe miles de mechones de cabellos femeninos.