Adicción al trabajo se cobra la vida de decenas de japoneses al año

31

Japón es un país de adictos al trabajo, donde sus habitantes ocupan más tiempo en sus labores diarias que en la familia. Un lugar donde es tradición permanecer en la oficina hasta 18 horas al día y en casa dormir solo cinco.

La adicción extrema al trabajo puede provocar síntomas que en algunos conducen a la muerte, como el caso de Teruyuki Yamashita cuya adicción lo dejó ciego.

Agotado tras acumular viajes de negocios al extranjero, y después de varias noches en blanco, este exjefe de ventas terminó hace seis años en un hospital, víctima de una hemorragia meníngea.

Yamashita, de 53 años, sobrevivió al cabo de tres semanas en cuidados intensivos, pero se quedó ciego.

Igual que este ejecutivo, muchos trabajadores japoneses aceptan sobrecargarse de trabajo en detrimento de su familia o de su salud, una situación que produce cada año varias muertes por ictus, crisis cardíacas o suicidios.

Este fenómeno está tan extendido en Japón que se le da una nombre, “karoshi” —literalmente “muerte por exceso de trabajo”— y es reconocido como una enfermedad profesional.

Sin embargo, el mes pasado el gobierno conservador de Shinzo Abe aprobó una reforma que autoriza a las empresas a suprimir el pago de horas suplementarias, a partir de las 40 horas semanales y para quienes ganan al menos 10,75 millones de yenes anuales (80.000 euros, USD 90.000).

La élite de los trabajadores de traje y corbata ya no tendrá derecho a ser pagada por sus horas extra en Japón, una reforma que inquieta en un país donde la adicción al trabajo puede conducir hasta la muerte.

¿Trabajar más sin ganar más?

Los empleados afectados por la reforma serán a partir de ahora remunerados en función de sus resultados y no según las horas que pasen en la oficina, alegan los defensores del texto, que esperan su próxima adopción por el parlamento.

Éstos aseguran, además que el proyecto es un medio para mejorar la productividad en Japón, habitualmente considerada baja, sin necesidad de eternizarse en la oficina.

Pero algunos expertos temen que los trabajadores afectados por la reforma no se atrevan a rechazar pasar algunas horas más en la oficina, y ello sin remuneración suplementaria.

“El gobierno quiere crear un sistema en el que las empresas ya no tendrán que pagar las horas suplementarias”, se queja Koji Morioka, profesor de la universidad Kwansei Gakuin, que teme una “aceleración de las muertes por exceso de trabajo”.

Es cierto que las mentalidades empiezan a cambiar en Japón, pero todavía un 22,3% de los japoneses trabaja 50 o más horas por semana, mucho más que el 12,7% registrado en Gran Bretaña, el 11,3% de Estados Unidos o el 8,2% de Francia, según datos oficiales.

En lo que respecta a las vacaciones pagadas, 16% de los empleados japoneses (a tiempo completo) no tomaron vacaciones en 2013, rehusando ausentarse debido a un sentimiento de culpabilidad, según un estudio del gobierno.