Coloca “turbina de avión” a su bicicleta y el resultado es sorprendente

47

“Bici-Jet”, así renombró un joven ingeniero a su bicicleta tras agregarle una turbina de 39 libras que ha convertido al vehículo liviano, sin duda, en el más rápido del planeta. El usuario compartió los resultados a través de redes sociales.

Igor Negoda explicó que el primer desafío fue colocar aquello que denominó “turbina de avión” -por su configuración más que por su tamaño, en la parte trasera de la bicicleta sin afectar el equilibrio.

Pero no solo le agregó un propulsor. En las imágenes se puede apreciar que el ingeniero ruso también colocó un GPS y un sistema para monitorear la temperatura.

Para verificar su potencia, apuntó el motor hacia abajo y demostró su capacidad para generar un torbellino de hojas y polvo. También se subió y la testeó arriba de un techo, aunque sin acelerar demasiado.

Para probar la velocidad y potencia de su nueva unidad, el joven salió a una carretera muy poco transitada, en la región de Rostov. Negoda alcanzó una velocidad máxima de 72 kilómetros por hora.