Después de pagar 350,000 dólares, mata a rinoceronte

293

En enero de 2014, Corey Knowlton ofreció 350,000 dólares (unos 5.25 millones de pesos mexicanos) por un permiso para cazar y matar un rinoceronte negro en Namibia.

Ganó la subasta y ahora, él es el blanco.

La cacería terminó. Un rinoceronte murió.

Así ocurrió todo.

Miércoles 13 de mayo: La oferta de 350,000 dólares para cazar

Windhoek, Namibia: Knowlton llegó discretamente a Namibia para cazar al famoso rinoceronte negro.

Hace casi 18 meses, el cazador de Texas, Estados Unidos, ofreció 350,000 dólares para matar a un rinoceronte negro en Namibia, país del sur de África. El Ministerio de Medio Ambiente y Turismo de Namibia emitió el permiso, que se subastó en el Dallas Safari Club.

Desde entonces, Knowlton ha recibido duras críticas y amenazas de muerte mientras el mundo reacciona a la controversial caza de una de las especies más amenazadas del mundo. Knowlton pasó un año y medio planeando la cacería que está bajo la lupa de los grupos de defensa de los animales de todo el mundo.

Permitió que un equipo de CNN documentara la cacería.

“A estas alturas, todo el mundo sabe de esta cacería y creo que es extremadamente importante que la gente sepa que se está haciendo de la forma correcta, de la forma más científica posible”, dijo Knowlton tras su llegada a África.

Knowlton tiene 36 años y es originario de Dallas; quiere que el mundo vea que la caza de una bestia tan majestuosa en el continente africano no es un capricho de un cazador estadounidense sediento de sangre, sino un componente vital del esfuerzo del gobierno de Namibia por salvar a la especie de la extinción.

Los 350,000 dólares de Knowlton se destinarán a un fondo gubernamental para combatir a los cazadores furtivos en todo el país. La muerte de un macho más viejo, que ya no contribuye a la diversidad genética y que podría lastimar o matar a los machos más jóvenes, es parte de la ciencia de la conservación, afirma.

Por eso cree que está haciendo más para salvar al rinoceronte negro que sus detractores y por esa razón quiso que lo acompañáramos a esta cacería histórica.

Su argumento no convence a sus oponentes, tales como el Fondo Internacional para el Bienestar de los Animales, que afirman que la caza con fines de conservación es una noción fallida. “Sencillamente nunca estaremos de acuerdo con eso”, dijo Azzedine Downes, director del fondo. “Hay muchas otras cosas que podemos y debemos hacer para proteger a estos animales”.

Esta cacería será una travesía en la que se examinará el emotivo debate sobre la mejor forma de proteger a las especies amenazadas en un continente que alberga a algunas de las especies más legendarias del planeta.