Kerim Ahmetspahic es bosnio, tiene 16 años y es una de las mayores promesas del taekwondo a nivel mundial. Este fin de semana, saltó a la fama tras batir el increíble récord de romper 111 ladrillos de cemento con la cabeza.

En las imágenes, se ve como Ahmetspahic da saltos mortales sobre los bloques de construcción apilados, que se van quebrando a medida que el atleta avanza sobre ellos. Sin usar las manos ni las piernas. Solamente con la fuerza de su cabeza.

Durante 35 segundos, el joven taekwondista partió a la mitad los bloques que estaban apilados uno detrás de otro, ante la atenta mirada del público presente en el coliseo de la ciudad de Visoko, ubicada en el centro de Bosnia.

“Todavía tengo poder para romper más. Muchas gracias a las personas que me apoyaron, como mi familia y mis entrenadores”, dijo Ahmetspahic a los medios de comunicación, tras recibir su certificado del Libro Guinness.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here