Instalan semáforos para gays en Austria

21

Viena toma nota del mensaje de Conchita Wurst. La capital austriaca, sede este año del festival de Eurovisión, vive los últimos días previos a la celebración del certamen volcada en el famoso concurso musical. A partir de la próxima semana, eurofans de los 40 países que compiten en esta edición llegarán hasta la ciudad para disfrutar de un evento que este año cumple su sesenta aniversario y que desde 1967 no se celebraba en Austria. Con los ensayos ya en marcha, Viena quiere mostrarse ante el mundo como una ciudad con una mentalidad abierta que, además, respalda la defensa por los derechos sociales que la famosa “mujer barbuda” ha ido proclamando allá por donde fuera tras su victoria en Copenhague. “Mi triunfo está dedicado a todos los que creen en un futuro de paz y libertad. Vosotros sabéis quienes sois, estamos unidos y somos imparables”, dijo trofeo en mano Conchita Wurst en un claro apoyo de los derechos de los homosexuales.

Para escenificar ese compromiso, el ayuntamiento ha lanzado una campaña en la que los muñecos rojos y verdes de algunos de los semáforos para peatones de la ciudad son homosexuales. Cogidos de la mano o incluso con corazones, este simpático guiño busca resaltar el carácter “gayfriendly” de Viena y también mejorar la seguridad vial atrayendo la atención de peatones y conductores.

«Tras mi paso por Eurovisión, muchos austriacos entendieron lo que quiero mostrar con mi personaje escénico. Incluso algunos me dicen que gracias a mí han cambiado su opinión o punto de vista respecto a la homosexualidad», aseguraba a ABC Conchita Wurst durante una entrevista. Lo cierto es que la igualdad de derechos en materia LGTB en Austria todavía está muy lejos de igualarse a otros países europeos como España, Portugal, Países Bajos, Suecia, Dinamarca, Finlandia o Reino Unido. Las uniones de parejas del mismo sexo están permitidas desde 2010 pero los homosexuales no pueden casarse pese a que, según las últimas encuestas, la mayoría de la población austriaca estaría a favor de extender este derecho a las parejas gays.

Consciente del gran foco mediático que genera Eurovisión, Viena quiere erigirse como un destino atractivo para el público homosexual incluso una vez concluya el certamen. Por eso, esta semana también se celebrará el “Life Ball”, considerado el mayor acontecimiento europeo de apoyo a los afectados de sida o VIH. El diseñador Jean Paul Gaultier, la estrella de Hollywood Charlize Theron y la cantante Mary J. Blige estarán entre los invitados. Un mes más tarde, entre el 16 y el 21 de junio se celebra el orgullo gay en Viena con el lema “Made in Pride”. El día 20 será el Desfile del Arcoíris (Regenbogenparade), uno de los eventos más destacados del año para el colectivo de gays y lesbianas.