Como si fuera un vaso de agua, pero que sabe a café y que tiene las mismas propiedades. Esa es la promesa de CLRCFF, una bebida creada por dos eslovacos residentes en Londres que aspira a acabar con uno de los grandes problemas de este delicioso y adictivo brebaje: el daño que causa en la boca.

Según aseguran sus creadores el CLRCFF, al carecer de pigmentos, no deja restos ni colorea los dientes. Sí, porque este producto carece por completo de color. No es ni marrón oscuro, ni marrón claro: es totalmente transparente.

Sus inventores son David y Adam Nagy, que en declaraciones concedidas al diario The Evening Standard aseguran que “somos grandes consumidores de café, y como buenos fanáticos, hemos sufrido los problemas dentales que conlleva este hábito. Nos dimos cuenta que no había nada en el mercado para solucionarlo y decidimos probar nuestra propia receta”.  Además, el CLRCFF, como buen café, apenas tiene calorías. 

Sobre la receta del producto, los hermanos Nagy se muestran celosos y no quieren revelar nada, pero aseguran que solo lleva granos de café arábigo molido y agua refinada. “No hay ningún tipo de químico, la fabricación se realiza mediante un proceso físico”, asegura uno de ellos.

Para conseguir la fórmula, sus creadores estuvieron tres meses probando diferentes sistemas hasta que dieron con el resultado que más les gustaba. Y si, entre los ingredientes no hay estabilizadores, conservantes, colorantes ni endulzantes. ¿Y cómo es el sabor? Los que lo han probado aseguran que es similar al de un cold brew, un tipo de café que se toma en frío. Quien quiera probarlo para hacerse una idea, lo puede adquirir a través de la página web de CLRCFF.

FuenteAgencias
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here