La actriz América Ferrera respondió en Twitter al llamado del #MeToo (Yo también): “La primera vez que recuerdo haber sido abusada sexualmente tenía nueve años”.

“No se lo dije a nadie y viví con vergüenza y culpa pensando que yo, una niña de nueve años, era de alguna manera responsable de las acciones de un hombre adulto”, indicó.

Su testimonio, que publicó el lunes, se une a los cientos de miles que inundan las redes sociales con la etiqueta #MeToo o en otros idiomas -#YoTambien #AMiTambien #MeToo #MoiAussi, #EuTambem.

El llamado lo hizo la actriz Alyssa Milano el sábado, alentando a las mujeres víctimas de acoso sexual a dar su testimonio en la red social en el contexto del caso Harvey Weinstein.

“Tenía que ver a este hombre diariamente en los siguientes años, él me sonreía y me saludaba”, siguió la actriz, famosa por su papel en la comedia “Ugly Betty”.

“Yo lo pasaba apurada con sangre helada corriendo por mis venas, con la carga en el estómago de lo que sólo él y yo sabíamos, y esperaba que yo me callara y sonriera de vuelta”, añadió la ganadora de un Globo de Oro y un Emmy.

Ferrera, nacida en Los Ángeles de padres hondureños, exhortó a “romper el silencio para que la próxima generación no tenga que vivir con esta mentira”.

Muchas actrices rompieron el silencio sobre Weinstein, al que acusaron de acoso sexual y hasta violación.

Y la campaña ha demostrado que los casos no se limitan a este productor de 65 años, investigado por la policía y expulsado de la Academia del cine por su conducta que se remonta a tres décadas y era un secreto a voces en Hollywood.

Entre los #MeToo destacan también el de la cantante estadounidense Lady Gaga y de la ex becaria de la Casa Blanca Monica Lewinsky, quien protagonizó un escándalo sexual con el entonces presidente Bill Clinton.