Arjona reconoció que “hay canciones que hoy no escribiría ni borracho”

85

En 1994, Ricardo Arjona ya iba por su quinto álbum. Más que oportuno, Historias, el disco que contiene los viejos clásicos del guatemalteco como Señora de las cuatro décadas o Te conozco, coincidió con el nacimiento de MTV Latino (1993), y Arjona pudo grabar cuatro videoclips -un formato que crecía en popularidad en una época en la que internet todavía no lo había absorbido todo, del todo- que pasarían a la historia

Con tan larga trayectoria, si algo salta a la vista es que Arjona siempre ha sido fiel a sí mismo. Y que, dos décadas después, sigue siendo un emblema impoluto del pop romántico latino. “Pasaron varios ritmos de moda en los últimos 25 años y yo me quedé vistiendo las canciones con la ropa de siempre”, explica el cantante guatemalteco en una íntima conferencia de prensa realizada en el club Costello de Madrid que preparó especialmente “para recuperar la cercanía con los que están del otro lado”. Después de tantos años de carrera, confiesa que le aburre tener que dar las mismas entrevistas una y otra vez.

Aún así, algunas cosas sí que cambiaron: los migrantes latinoamericanos que viajan sin papeles hacia Estados Unidos, a quienes les dedica la canción Mojado (2010), los circos políticos y algunas reminiscencias autobiográficas son las temáticas que imperan en sus últimas producciones. “Hay canciones que hoy no las escribiría ni borracho porque ya no creo en ellas”, se sincera el guatemalteco. “Si tuviera que escribir Señora de las cuatro décadas, le cambiaría por lo menos cinco versos. Pero es una canción que así, regalada como la entregué, sin depurar, se convirtió en una de las más emblemáticas de mi carrera”.

Han pasado nueve años desde la última vez que Ricardo Arjona visitó España. Ahora lo trae por aquí la presentación de su nuevo disco, Circo Soledad, que se celebrará el próximo 10 de mayo en el WiZink Center de Madrid. “Es un trabajo de reconciliación con las canciones sin depuración”, expresa el artista sobre su último trabajo que le valió una nominación a los Premios Latin Billboard 2018 como Álbum ‘Latin Pop’ del Año y Gira del Año. “En esta época en la que se perdió por completo el viaje, yo sigo haciendo discos que cuentan una historia, que se puedan poner en el auto para acompañar durante todo el camino, incluso con sus altibajos”, se sincera el cantautor.

Grabado en Londres, Nueva York, Miami, Los Ángeles, Nashville, Colombia, y por supuesto, en Guatemala, Circo Soledad es, como aquél de 1994 pero completamente diferente a él, un disco repleto de historias. La vida en las diferentes ciudades, las personas que llegan a un nuevo territorio para imprimir sus propias huellas y tradiciones, y la construcción conjunta de una historia común son algunas de las cuestiones de las que habla Arjona en sus canciones. “Creo que somos lo que fueron nuestros antepasados y hoy más que nunca, viajando de incógnito por este país, entiendo que la gente deja huellas y crea una personalidad ahí donde pisa”, agrega el artista.

Algunas curiosidades sobre ‘Circo Soledad’

Ricardo Arjona recuerda que un hermano de su abuelo era payaso. Cuando llegaron a Guatemala, su abuelo fue al norte y su hermano al sur, y nunca más se supo nada de él. “En un especial que hicimos para este disco, grabamos en el lugar que se sospecha que es donde fue a parar ese hermano de mi abuelo”, confiesa el cantautor. “La historia con respecto al abuelo no la tenemos muy clara porque murió muy temprano”.

Pero lo más curioso de este álbum es que surgió después de que Arjona hubiera escuchado el último debate presidencial de Estados Unidos, antes de la elección de Donald Trump como presidente. “Ahí hubo un circo triste y preocupante”, expresa el cantante. También se apresura a decir que no tiene la fórmula para salir de este “circo” ni de esa “soledad”. “La solución la tendrán que dar los que nos gobiernen y a nosotros nos tocará votar por alguien, de manera inteligente, para que nos enseñe el camino”, agrega el cantante.

Cuando la gira de Apague la luz y escuche (2016) se canceló, Arjona se encerró a escribir y “las canciones saleron una tras otra”. Es más, asegura que Circo Soledad fue el disco que más rápido escribió y compuso en su vida porque “las situaciones se fueron dando”. “Los discos están cuando deben estar, es decir, cuando hay canciones”, remarca e insiste que, aún así, fue un disco que hizo sin prisa.