Diez años después, Daddy Yankee sigue siendo el Rey

39

Irrumpió con tremenda energía en el mundo de la música cantando: “A mí me gusta la gasolina” a ritmo de reggaetón –un género casi desconocido en esa época.

Diez años más tarde lo encontramos convertido en actor, cantante, productor cinematográfico, locutor, compositor, empresario, filántropo y experimentado cazatalentos. ¿Quién mejor que Daddy Yankee para ser el coach en La Voz Kids 3?

“Es un reto más en mi carrera, porque mis fans van a conocer otra de mis facetas, ya que voy a tener esa plataforma como productor que desarrolla nuevos artistas. Es un gran honor que me hayan invitado a esta tercera temporada de La Voz Kids, junto a Natalia Jiménez y Pedro Fernández, que son voces especiales y los admiro mucho”, dice el cantante, quien siempre quiso participar en el show de Telemundo.

“Había tenido ofertas, pero mi agenda estaba cargada de giras y proyectos, por eso nunca tenía tiempo para decir presente”, declara el intérprete, quien va a ser un juez muy exigente con los jovencitos, los cuales tendrán que trabajar duro para ganarse su voto.

“Espero que den su mayor potencial en esta competencia y quiero escuchar ‘esa voz’ que me transporte a otro mundo, para que ingrese al Team Yankee. Como productor puedo identificar esos grandes talentos, y eso es lo que vamos a hacer con estos chicos. He tenido la oportunidad de trabajar con jóvenes como Miguelito, que llegó al sello sin herramientas y desarrollamos su potencial. Pero yo mismo tuve que ponerme freno, pues era un niño y no podía sobrecargarlo, porque hay muchos otros puntos como su autoestima y su motivación, que hay que trabajar aparte del talento, ya que cada chiquillo tiene su magia y hay que desarrollarla”, añade el regaetonero, quien se alegra de convertirse en el mentor de nuevas estrellas.

“No todo es talento, en el Team Yankee vamos a estar buscando carisma, disciplina, responsabilidad, perseverancia y actitud”, asegura el cantante, que está en plena promoción de su nueva producción discográfica King Daddy II, en la que tiene colaboraciones con Don Omar, J. Balvin, Wisin y Yandel y Carlos Vives.

“Es un álbum con variados colores musicales, y combinaciones de diferentes tipos de sonidos urbanos, que tiene grandes sorpresas musicales. Estamos lanzando cada sencillo en internet, que es nuestra ‘nueva calle’, con temas que hablan en defensa del género urbano y atacan los prejuicios, la discriminación y el racismo. El primer tema fue Sábado rebelde, y en de marzo lanzamos el sencillo Sígueme y te sigo”, dice el intérprete, quien está muy contento con esta “calle cibernética”, que más parece “autopista”, donde vende sus canciones.

“Ahora se puede llegar a muchísima más gente en todo el mundo, sin depender de un sello disquero. Si eres bueno, te siguen… si eres malo, mejor te retiras”, asegura Daddy Yankee, cuyo verdadero nombre es Raymond Ayala.

Nació en Río Piedras, Puerto Rico, el 3 de febrero del 1977, en el hogar conformado por Rosa Rodríguez y Ramón Ayala. El también llamado “Cangri” es el segundo de cuatro hermanos, que crecieron en un humilde caserío, con evidentes conflictos sociales, cuyo ambiente fue formando al reggaetonero y lo inspiraría en su carrera musical.

“Fui un niño muy aplicado al que le fascinaba el rock. A los 11 años ya cantaba temas de dance hall y hip hop. Era muy rockero, hasta que apareció el electro boogie. Pero cuando llegó el break dance y el rap, me di cuenta de que eso era lo mío”, dice el Rey del Reggaetón, quien se casó muy jovencito con Mireddys González. La pareja tiene tres hijos: Yamilet, Jeremy y Jesaeelys Ayala.

“Cuando llegó al mundo Yamilet, empecé a tomar muy en serio mi trabajo, pues tener una hija a los 17 años, fue otro gran reto”, confiesa Yankee, quien deseaba ser beisbolista, pero un accidente en una pierna frustró su sueño de llegar a las grandes ligas; a cambio avivó su pasión por la música.

Comenzó junto al DJ Piro, el cual había montado un pequeño estudio en su casa, donde grabó cuatro canciones que fueron distribuidas en calles y fiestas, en vinilos regrabados, con varios temas interpretados por el “Cangri”. Luego se unió con el DJ Playero y desde la calle revolucionan al mundo de la música, pues fue partícipe y protagonista del primer disco de reggaetón de la historia: Playero 37. En 1995, debutó como solista con el disco titulado No Mercy. Pero su primer álbum notable fue Barrio fino, lanzado en el 2004, cuyo exitazo Gasolina, lo catapultó a la estratosfera.

Daddy+Yankee+Daddy+Yankee+Films+Music+Campaign+mTNg7TUsCL6x

“Este tema no solo popularizó el reggaetón en América Latina y España, sino que logró ubicarse en la primera posición en ventas del Billboard Top Latin Albums, por alcanzar dos millones de unidades a nivel global.

“Además, fue catalogado como álbum de la década en la categoría de Billboard Latin Albums”, recuerda Yankee, quien no se durmió en los laureles, y siguió trabajando arduamente en las siguientes producciones.

“Del 2006 al 2012, grabé: Barrio fino en directo, The Big Boss, Más grande que tú, El heredero, Talento de barrio; Bastardo: Gerry Capo,Mundial y Prestige”, comenta el cantante, que en el 2005 firmó un contrato millonario con Paramount Pictures para protagonizar la películaTalento de barrio. También participó en las series Cane, The Bold and the Beautiful y Pleasant Ave.

Paralelo a su música, el Cangri ha estado muy involucrado en varios negocios, desde vender sus casetes en las calles, hasta tener su propio tequila; y, con el tiempo, sus empresas han ido creciendo.

El boom de Gasolina logró captar la atención de marcas importantes como Reebok, Pepsi, Azad Watch. Desde entonces ha promocionado ropa, perfumes, refrescos y auriculares. En el 2005 lanzó los Tenis DY, su propia línea de relojes, auriculares y el videojuego Trylogy-3D.

Por sus logros como cantautor, actor, productor cinematográfico, locutor y empresario, Daddy Yankee fue reconocido por la revista Time como una de las 100 personas más influyentes del mundo en el 2006. De igual forma, la cadena CNN lo nombró como una de las celebridades hispanas más importantes del planeta. Mientras que diversos sectores de la crítica consideran al Rey del Reggaetón, uno de los artistas más respetados e influyentes, no solo por sus éxitos en todos los niveles, sino por la gran labor filantrópica que realiza a través de su fundación Corazón Guerrero; esta se esfuerza por reinsertar a ex presidiarios en la sociedad.

“Mi objetivo principal, es seguir impulsado proyectos filantrópicos. Además, de mi fundación incluye la creación de comedores públicos para niños. Sueño con seguir aportando todo lo que pueda en el aspecto social: esa es mi gran meta”.