Veinte años después del suceso cinematográfico que representó “Titanic“, James Cameron, su director, admitió que cometió un error en la escena que le pone final a la historia de amor de Jack (Leonardo DiCaprio) y Rose (Kate Winslet).

Como recuerdan los seguidores de la cinta, luego de cederle la puerta a su amada Rose, el joven Jack Dawson se ve forzado a permanecer en el agua, donde muere congelado. Sin embargo, siempre se bromeó con el hecho de que la puerta era lo suficientemente grande como para que ambos permanecieran en ella y sobrevivieran juntos.

Veinte años después del suceso cinematográfico que representó “Titanic“, James Cameron, su director, admitió que cometió un error en la escena que le pone final a la historia de amor de Jack (Leonardo DiCaprio) y Rose (Kate Winslet).

Como recuerdan los seguidores de la cinta, luego de cederle la puerta a su amada Rose, el joven Jack Dawson se ve forzado a permanecer en el agua, donde muere congelado. Sin embargo, siempre se bromeó con el hecho de que la puerta era lo suficientemente grande como para que ambos permanecieran en ella y sobrevivieran juntos.

Si bien en el pasado James Cameron debió enfrentarse al ineludible tópico como consecuencia de la emisión especial del programa “Mythbusters”, nunca reconoció fallas en esa secuencia… hasta ahora.

En una entrevista con”The Guardian”, James Cameron fue consultado sobre el tema y tuvo que ceder a la presión. “Me lo preguntan todo el tiempo y ahora puedo decir que sí, que debí haber construido una puerta más pequeña”, expresó entre risas el cineasta, dándole así la razón a quienes cuestionaban ese triste momento de su recordado largometraje.