Julio Iglesias tiene parte de sus bienes en España embargados por culpa de su hermano

La revista ‘Forbes’ publicó que el cantante español Julio Iglesias amasa una fortuna estimada en 850 millones de euros. “Tiene negocios inmobiliarios en República Dominicana, así como infraestructuras aeroportuarias. Las ventas de discos siguen reportando jugosos ingresos”, detalla la publicación estadounidense. Diario Confidencial investigó si tiene invertida parte de su fortuna en España.

Actualmente Hacienda reclama a su hermano, Carlos Iglesias, más de 27 millones y ha embargado cautelarmente las propiedades que ambos tienen en común en territorio español.

Julio Iglesias no tiene a su nombre la casa marbellí, de 56 hectáreas de terreno, que antes perteneció a Curro Romero (y que estuvo a punto de quemarse el pasado verano). Pero sí dos singulares propiedades que recibió en herencia de su padre, Julio Iglesias Puga, el ginecólogo más popular de la España de Franco. La primera está situada cerca de la casa donde se crió en Madrid, en la calle Francisco de Sales, a un paso del Hospital Clínico. Se trata de 4.456 metros cuadrados de dos plantas de subsuelo destinadas a garajes. Una zona de alto nivel adquisitivo, pues el padre de Julio Iglesias hizo una gran fortuna. Su madre, Rosario de la Cueva y Perignat, era de origen aristocrático, ya que su abuela era marquesa (Dolores de Perignat Orejuela).

La segunda es un local de 54 metros cuadrados en la localidad castellonense de Peñíscola, en la carretera que comunica esta localidad con Benicarló. En aguas de Peñíscola se arrojaron al mar las cenizas de su padre y en este pueblo ha veraneado de niño Julio con su más desconocido hermano Carlos. Hasta aquí todo normal.

Ambas propiedades tienen numerosas deudas. La más importante es un embargo de 27.312.394,8 euros. Pero la deuda no es del multimillonario cantante sino de su hermano Carlos, titular de una mitad indivisa de ambas fincas. En la nota registral se refleja que se trata de una anotación preventiva de embargo por plazo de cuatro años a favor de la Hacienda pública y que empieza a contar a partir del 14 de octubre de 2014. En un año el que fuera médico, luego mánager y ahora empresario inmobiliario, Carlos Iglesias, debería saldar sus deudas con la Hacienda española.

El hermano de Julio tiene además un embargo administrativo para responder a 7.491 con la Dependencia Regional de Recaudación de la Agencia Tributaria de la Comunidad de Madrid con fecha de junio de 2016. Y para terminar, las dos casas heredadas de Julio Iglesias tienen también en el 50% de su hermano un embargo de 18.449 de principal más. 5.500.000 presupuestados para intereses y costas a favor de la entidad Clement SA.

Desconocemos por qué uno de los hombres más ricos del mundo ha decidido no asumir las deudas de su único hermano, que no están saldadas o, al menos, esa información no figura aún en el registro, donde siguen reflejados los citados embargos, tal y como ha podido constatar Vanitatis.

CARLOS IGLESIAS, EL HERMANO DEUDOR

Poco se sabe de este excirujano que lo dejó todo para ser mánager de su hermano durante veinte años. Se casó con Carmen Domínguez-Macaya Fernández-Portillo y son padres de tres hijos: Carlos, Jorge y Marta, todos nacidos en Miami, pero con un fuerte vínculo con España. De hecho, Marta, la mayor, se casó en Marbella. Jorge, que saltó a titulares por el litigio con unos okupas en una nave suya en el barrio de Argüelles, también trabaja en España y en concreto hace negocios con los empresario ibicencos Abel Matutes Jr. y Manuel Campo, como ya contamos en Vanitatis.

Carlos es un hombre muy conocido en Uruguay, donde es un importante promotor inmobiliario. Uno de sus grandes logros es Laguna States, 81 parcelas exclusivas de 91 hectáreas a solo 15 kilómetros de la elitista Punta del Este, donde el hermano de Julio Iglesias tiene también casa despues de enamorarse de la zona al acompañar a su hermano en una gira musical.

Lo cierto es que hoy por hoy Julio Iglesias tiene bloqueadas sus dos propiedades por los embargos de su hermano. El cantante a su vez ha cerrado todas sus empresas en España. Ocurrió en 2007. Julio Iglesias vendió al Grupo Ballester, su hasta entonces socio en diversos proyectos urbanísticos en Altea y Parcent, sus acciones. Sin embargo, Miranda, su última mujer, la modelo holandesa y madre de sus cinco hijos pequeños, sí tiene negocios en España. Pero esa es otra historia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here