Muere Dolores O’Riordan, la cantante de The Cranberries

87

Dolores O’Riordan, la inconfundible voz de The Cranberries, una de las bandas más exitosas de los noventa, ha fallecido este lunes a los 46 años de forma repentina, según ha informado en un comunicado el representante de la banda irlandesa, que no ha especificado la causa de su muerte. La artista, intérprete de éxitos como Linger y Zombie, se encontraba en Londres grabando.

“La líder de la banda irlandesa The Cranberries estaba en Londres en una breve sesión de grabación”, ha indicado el representante del grupo en un comunicado sin más detalles. “La familia [de Dolores O’Riordan] está devastada por la noticia y ha pedido privacidad en este momento tan difícil”, ha añadido.

Un comunicado de la policía ha confirmado la información y ha añadido que el cadáver de O’Riordan ha sido hallado en el hotel Park Lane de la capital británica a las 9.05.

Nacida en Limerick en 1971, O’Riordan era la menor de siete hermanos y fue educada en el catolicismo. A la profunda fe católica de su madre debía Dolores su nombre. Ella no practicaba, pero se declaró admiradora del papa Juan Pablo II, a quien visitó con su madre en el Vaticano.

O’Riordan se unió a The Cranberries en 1990 (llamados entonces The Cranberry Saw Us), junto con el guitarrista Noel Hogan, el bajista Mike Hogan y el batería Fegal Lawler. Su salto a la fama llegó con su álbum de debut, Everybody else is doing it, so why can’t we? (1993), que incluía la canción Linger, sobre el rechazo y las frustraciones del desamor adolescente, que se convirtió en su primer éxito global.

“De adolescente, no me sentía atractiva, mi madre no me dejaba usar maquillaje”, explicaba O’Riordan en una entrevista con The Guardian el año pasado. “Era la chica rara, sobreprotegida, con un vestido rosa de flores y lazos en la cabeza, que tocaba el órgano en le iglesia. Mi madre me compraba la ropa, así que para mi primera sesión de fotos con The Cranberries, Noel me trajo un nuevo look y me dio un par de botas Doc Martens. Me quedaban grandes, pero aún así me las puse. De repente parecía una chica indie”.