Pitbull en Miami: “Me despierto y vivo”

Pocos residentes han dado a Miami tantos éxitos en tan poco tiempo como Armando Pérez – Pitbull. Entre American Music Awards, GRAMMYs, Billboard y otros premios de la música, el rappero cubanoamericano suma casi cien. Sus videos en la gran red tienen más de 9 mil millones de vistas y ha vendido 70 millones de sencillos. Sorprendentemente, para él las mejores cosas de su vida no son las que ha recibido, sino las que él ha podido dar. Así me lo reveló en esta entrevista.

Pitbull se presentará en el Sur de la Florida por partida doble. El domingo su gira The Bad Man Tour con Prince Royce y Farruko lo lleva al BB&T Center de Sunrise, y el lunes estará en el Seminole Hard Rock Live, en el evento Hard Rock Live Presents an Evening with Pitbull. “Y no podía estar más feliz”, dice con ese positivismo que le caracteriza. “Siempre es bueno estar en Miami y sentir el calor de nuestra cultura. Llevo tres semanas en gira por todo Estados Unidos y aunque la gente conmigo siempre es muy cariñosa, no hay nada como presentarme en el patio de mi casa. Aquí el calorcito es más rico. Ojalá mucha gente pueda venir conmigo a estos conciertos, porque conmigo sólo se pueden esperar sorpresas”.

Pitbull acaba de presentar el nuevo sencillo (Green Light) del disco Climate Change, el cual saldrá al mercado en el otoño de este año. Mientras me cuenta detalles de la recepción que tuvieron los sencillos anteriores (Messin’ Around con Enrique Iglesias y Bad Man, la cual estrenó en los GRAMMYs), se le escapa un “Wow!”. Y con admiración comenta: “Me acabo de dar cuenta que este disco será mi disco número diez. ¡Tengo doble razón para celebrar!”.

“Yo siempre escucho a los artistas decir ‘este es mi mejor disco’. Yo no voy a decir eso porque suena como estar repitiendo lo mismo. Sólo te voy a decir que me encanta grabar y que cuando uno hace algo con pasión, tiene que salir algo bueno. Esa pasión me lleva a que en éste, como en todos mis trabajos discográficos, haya mucha variedad de discos internacionales y la colaboración de buenos trabajos con grandes amigos”.

El nombre del CD en español significa cambio climático, y es una forma que el artista tiene de llamar la atención a un tema que en realidad le preocupa: “Si ven bien mis tres últimos discos, se darán cuenta que todos tienen que ver con eso. Sé que si me pongo a hablar del tema quizás no me hacen caso tan rápido, por eso le pongo música, ritmos buenos y allí meto mis mensajes para que, entre música y baile, la gente vaya pensando”.

El tema del calentamiento global es tan serio para Pitbull, que le molesta ver la indiferencia que tienen algunos líderes ante él: “La ironía es que todos los políticos están tratando de ser presidentes pero a ninguno lo escucho hablar de este tema. Sólo hablan de boberías. No tocan los temas más serios que están pasando por el mundo, como este”.

Cuando se le pregunta qué medidas se toman en su casa para apoyar la conciencia por el eco ambiente, Pitbull dice: “Muchas cosas, pero mi preocupación va más allá de eso. Hablemos de la gente que está acabando con los bosques en Brasil, cuando viajo veo desde el avión zonas en las que antes había agua y ya no hay, mira lo que está pasando en Flint, Michigan, San Paolo… El tiempo de esta entrevista es muy corto para darle la atención que merece este tema. Necesitamos mucho más tiempo para hablar de cómo vamos a educarnos y qué tenemos que hacer para encontrar una solución antes que acabemos con este mundo”.

Cuando le pregunté a Pitbull si con todos los logros acumulados en apenas 35 años aún le falta un sueño por cumplir me dijo: “Yo no sueño. Me despierto y vivo”. Sin embargo, después de pensarlo un poco, agregó que lo que más desea conquistar no está relacionado a recibir, sino a reciclar parte de lo recibido. Pitbull quiere llevar sus escuelas chárter SLAM (Sports, Leadersship and Management), las cuales se enfocan en deportes, liderazgo y administración, a más estados. “Ya tenemos en Miami, en Las Vegas, Nevada, pero hace falta tenerlas en todos lados”.

“Para mi la cosa que no tiene precio es cuando puedes ayudar a los chamaquitos en SLAM y los ayudas a progresar. Cuando puedes tener a jóvenes contigo y les enseñas a creer en ellos mismos y los ayudas a enfocarse en lo positivo. ¡Lo más grande de la vida es eso!”.