Para muchos, esta mujer es una heroína.

Una fanática que no ha sido identificada burló las medidas de seguridad del centro Powerade de Toronto y llegó hasta la tarima en la que se presentaba el cantante colombiano Carlos Vives. Pero su osadía no acabó allí.

La mujer puso sus brazos alrededor del cantante y le dio un apasionado beso de más de siete segundos, que probablemente se le hicieron interminables a la esposa del intérprete de “La bicicleta”, la ex Miss Colombia Claudia Elena Vásquez.

Ante la repentina expresión de “amor”, el personal alrededor del cantante dudó un poco en cómo actuar. Solo un hombre se atrevió a acercarse e intentó separarlos pero la mujer estaba transformada en un pulpo succionador que se apegaba a sus segundos de “gloria”.

Una vez que se separan, la mujer es escoltada fuera de la tarima con una radiante sonrisa y el cantante se queda unos segundos estupefacto. Se le nota en la cara que el apasionado beso lo tomó desprevenido y el cantante no sabe qué hacer, ni qué decir. Unos segundos después, Carlos Vives continúa con su tema “Carito” pero es notorio que todavía tiene la mente en el beso.

El beso ha provocado una repentina reacción en las redes sociales de quienes se preguntan o intentan adivinar cómo actuará la actual y tercera esposa de Vives.

El mismo cantante se rió de los comentarios en su cuenta de Twitter, pero curiosamente los mensajes fueron eliminados después. “No tengo nada que decir respecto al beso pero todo lo que han puesto me ha hecho reír. ¡Ustedes son lo máximo!”, decía uno de los mensajes.

Su esposa ha estado silenciosa en las redes con respecto al beso. Solamente compartió un mensaje enviado por el periodista colombiano César Londoño sobre un saludo que hizo el cantante a la apneísta Sofía Gómez Uribe.

‘Adoración de celebridades’

El apasionado beso ha sido tomado como un momento jocoso, pero ¿en qué momento se volvió “aceptable” que un extraño bese a otro sin su consentimiento? O, mejor dicho, ¿qué hace que las celebridades sean consideran personas con las que no hay límites?

La realidad es que esta no es la primera vez —ni será la última— que un fanático intente mantener una relación (real o ficticia) con sus celebridades favoritas y hasta besarlos o manosearlos.

Psicólogos llaman a este fenómeno “adoración de celebridades” y según un estudio de cuatro investigadores de la Universidad de Leicester en Reino Unido, esto lleva a que las personas perciban una realidad alterada en la ellos tienen una conexión con un personaje famoso específico.

“El adorador puede entonces participar en más y más conductas extremas con el fin de aumentar su conocimiento y sentimientos de proximidad con la celebridad favorita”, indica el estudio que menciona además que otras investigaciones señalan una relación “directa entre el culto a las celebridades y otros índices de problemas psicológicos”.

Y no son solo los fanáticos. Algunos cantantes se han hecho famosos por sus muestras de cariño a sus seguidores en pleno concierto.

El colombiano cantante Maluma besó apasionadamente el pasado marzo a una fanática de nombre Manuela Álvarez durante un concierto en Miami. En la lista de “besadores” se incluye además a Enrique Iglesias, Romeo Santos, Justin Bieber, Katy Perry y Miley Cyrus.

Pero no todas las muestras de cariño han quedado en buenos términos. Casualmente en la misma Colombia, hace unos meses se desató una polémica luego que se divulgara un explícito video en el que la actriz porno Esperanza Gómez es manoseada durante un evento en la ciudad de Yopal.

Este video generó opiniones divergentes entre quienes consideraron el acto un acoso sexual a la mujer y otros que celebraron la “osadía” de los hombres de tocar a la celebridad.