Estados Unidos: Ejecutan a un mexicano condenado por matar a su familia a martillazos

El estado de Texas, Estados Unidos ejecutó hoy al mexicano Robert Moreno Ramos por asesinar a su entonces esposa y a dos de sus hijos en 1992 y enterrarlos bajo la vivienda familiar, notificó el Departamento de Justicia Criminal de Texas.

A Moreno Ramos, nacido en el estado mexicano de Oaxaca hace 64 años, lo declararon muerto a las 21.36 hora local tras administrarle una inyección letal en la prisión de Huntsville (cercana a Houston).

En sus últimas palabras, Moreno Ramos agradeció a la diplomacia mexicana la “lucha” contra su condena a muerte, “merecida o no”.

Moreno Ramos fue condenado a muerte en 1993 por asesinar a martillazos un año antes a su entonces esposa – Leticia – y a sus dos hijos menores: Abigail, de 7 años, y Jonathan, de 3, para casarse con otra mujer tres días después.

Los mató el 7 de febrero de 1992 y durante cerca de dos meses evadió preguntas sobre su paradero de sus familiares, a los que aseguró que habían muerto en un accidente de tráfico del que no ofreció más detalles.

La hermana de Leticia terminó por denunciar su desaparición y las autoridades abordaron a Moreno Ramos a finales de marzo, que de nuevo dio versiones contradictorias sobre el paradero de su familia y fue detenido por unas infracciones de tráfico pendientes.

Durante un posterior registro a la vivienda familiar en la ciudad de Progreso (fronteriza con México), la Policía halló rastros de sangre, y el 7 de abril Moreno Ramos confesó que había enterrado los cuerpos bajo el baño.

Moreno Ramos fue uno de los 51 mexicanos condenados a muerte en Estados Unidos cuyos casos ordenó reconsiderar en 2004 la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en una sentencia conocida como “Fallo Avena”.

A estos presos se les violó su derecho -recogido en la Convención de Viena sobre relaciones consulares- a solicitar asistencia legal a su país tras su detención.