Expertos revelan cómo fueron las últimas 24 horas de los dinosaurios

Un millonario proyecto de la BBC pretende revelar cómo fueron las últimas 24 horas horas de los dinosaurios. El biólogo Ben Garrod y la paleontóloga Alice Rober lideraron un grupo de científicos que investigaron evidencia del golfo de México para confirmar si fue un asteroide el responsable de la extinción de estos animales.

El reportaje será emitido esta noche (15 de mayo) por la BBC, pero ya se adelantaron algunos detalles de lo que se verá. Según señaló Infobae, el impacto, que ocurrió hace 66 millones de años, provocó un gran cambio en la Tierra con la desaparición de los dinosaurios.

El golpe de un asteroide de 14 kilómetros de diámetro hizo un cráter cerca de la península de Yucatán de 180 kilómetros cuadrados y 32 kilómetros de profundidad. La explosión, con 100 mil millones de toneladas de sulfato que dañaron la atmósfera, generó el bloqueo del Sol, lo que se desencadenó con un descenso de la temperatura durante una década.

Cabe resaltar que el asteroide acabó con una tercera parte de la vida, sobre todo los dinosaurios, pero permitió sobrevivir a los animales más pequeños, en especial los mamíferos, entre ellos, los humanos.

Los científicos creen que el momento en que sucedió el impacto fue clave para la Tierra, ya que de haber pasado treinta segundos antes o después, la historia podría ser distinta. Si hubiera caído en el océano Pacífico o Atlántico, por las aguas profundas, los dinosaurios quizá seguirían vivos.

«Impactó la Tierra en un lugar muy desafortunado», señaló la profesora Joanna Morgan, de la Universidad de Texas. No obstante, los expertos creen que si el asteroide llegaba a otro lugar de la Tierra, los humanos nunca seríamos lo que somos hoy.

El estudio revela que de haber caído medio minuto antes o después, el asteroide hubiese caído a 14 kilómetros del lugar actual del impacto, por lo que ahora la especie dominante serían los dinosaurios y no nosotros.

“El asteroide que mató a los dinosaurios cayó en un lugar muy desafortunado”. La frase es de Sean Gulick, profesor de geofísica de la Universidad de Texas en Estados Unidos, y autor de un estudio que

revela que de haber caído sólo 30 segundos antes o después, el mundo sería un sitio muy distinto al que conocemos.