Facebook puede dañar el cerebro de forma similar a la droga, según estudio

Desde pasar el tiempo muerto, a estar en permanente contacto con amigos y familiares. Las redes sociales ofrecen todo tipo de ventajas en lo que se refiere a la relación con el resto de la sociedad sin moverse de casa. Sin embargo, también se ha demostrado que vienen acompañadas de varios inconvenientes. Uno de ellos, precisamente, lo revela un nuevo estudio publicado por la revista «Psychological Reports», en la cual se señala que el cerebro de los adictos a Facebook muestra similitudes con el de los drogadictos.

Concretamente, la investigación afirma que el cerebro de los adictos a esta red social muestra una gran actividad en la amígdala y el cuerpo estriado. Estas zonas del cerebro son las mismas que se activan cuando se ingiere repetidamente droga y, tradicionalmente, están relacionadas con el comportamiento impulsivo.

No obstante, los expertos también señalan que, aunque los adictos a Facebook muestran una mayor activación de estas regiones cerebrales, la corteza prefrontal del cerebro (la que permite, llegado el momento, inhibir el comportamiento obsesivo) no muestra inactividad.

Así pues, los obsesionados por las redes sociales pueden «desconectarse» cundo lo consideran oportuno, algo que no pueden hacer los drogadictos. «Tienen la capacidad de controlar su comportamiento porque no creen que las consecuencias de dejarlo vayan a ser tan graves», afirma Ofir Turel, coautor del estudio y psicólogo de la Universidad Estatal de California.

El estudio
Para entender cómo afecta esta adicción al ser humano, los investigadores solicitaron a 20 estudiantes que rellenaran un cuestionario calificando la ansiedad que les generaba no poder conectarse a Facebook. Posteriormente, estudiaron los cerebros de cada uno de los participantes haciendo uso de imágenes obtenidas a través de una resonancia magnética. La investigación reveló que, en aquellos que decían estar más obsesionados por la comunicación en internet, se activaban la amígdala y el cuerpo estriado.

A pesar de que el estudio ha sido publicado en varias revistas científicas, también ha recibido críticas. Una de ellas ha sido la de Cecilie Schou Andreassen, un psicólogo de la Universidad de Bergen (Noruega) que ha señalado que el grupo de investigación es demasiado pequeño. «Es cuestionable que esta muestra sea la apropiada para investigar la adicción a Facebook», ha señalado el experto a la versión digital de «Live Science».