Faltan investigadores para resolver los crímenes