Familias de Protección temporal impactan vida de niñas y niños en vulnerabilidad

Con la implementación de la primera fase del esquema de Familias de Protección Temporal, la titular de la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia-DINAF, Lolis María Salas Montes, informó que lograron impactar en la vida de 73 niñas y niños abusados en sus derechos, gracias al apoyo de la Asociación Manos Extendidas-AME.
En ese sentido, la funcionaria detalló que la figura de Familias de Protección Temporal constituye una medida de cuidado de la niñez alterna a la institucionalización.
Salas, precisó que este es un “modelo que no genera ningún beneficio económico para las familias que deciden acoger temporalmente a los niños y niñas que han sido víctima de diferentes situaciones de maltrato”.
Al tiempo que, aclara que “no es un paso previo para adoptar un niño o niña”, ya que muchos de ellas y ellos tienen familias biológicas, sin embargo, son las que generan altas condiciones de maltrato y riesgo, que ponen en peligro sus vidas.
Lo que se busca a través de las Familias de Protección Temporal, es brindar espacios de protección, seguridad, amor, confianza, y cuidado para las niñas y niños vulnerados en sus derechos, dijo la titular.
”𝐓𝐞𝐬𝐭𝐢𝐦𝐨𝐧𝐢𝐨 𝐝𝐞 𝐞́𝐱𝐢𝐭𝐨”
La historia de Angelito (nombre ficticio), un niño que permaneció bajo el cuidado de una Familia de Protección Temporal durante nueve meses, mientras se llevaba a cabo el proceso de investigación sobre la vulneración de que había sido víctima, es uno de los testimonios que demuestra que esta medida de protección es un modelo exitoso, expresó la Directora Ejecutiva.
Angelito fue víctima de altas condiciones de maltrato, de abuso sexual, por parte de su progenitora y de la pareja sentimental de ésta, pero, gracias a una de las visitas realizadas por la funcionaria de la DINAF al Hospital Materno Infantil de Tegucigalpa, cuando el niño se encontraba interno recibiendo atención médica, se procedió de inmediato a la intervención del caso.
Por lo que, a través del equipo multidisciplinario de la DINAF el menor de edad fue alejado inmediatamente de ese espacio familiar que generaba la violación a sus derechos.
Posteriormente, producto de las investigaciones, se logró identificar y ubicar la familia paterna de Angelito, en otro sector del país, la cual tras estudios realizados demostró ser apta para su cuidado, y es así que, actualmente el niño permanece en ella.
“Los niños y niñas deben volver a sus espacios familiares, siempre y cuando éstos sean los más idóneos para su desarrollo integral”, ya que puede desaparecer un golpe físico, pero puede quedar una laceración de tipo emocional que en ocasiones se tarda en superar a lo largo de los años, manifestó Salas.
Asimismo, resaltó y agradeció a la Familia de Protección Temporal que acogió de forma desinteresada a Angelito, proveyéndole un espacio de cuidado, seguridad y amor, mientras se realizaban las gestiones para aplicar la mejor medida para él.
El pilotaje del Protocolo de este modelo tuvo una duración de dos años y medio, y fue implementado mediante la Oficina Regional Centro Oriente, Norte, Occidente y Centro de la DINAF, con la participación de cinco organizaciones de Sociedad Civil.
Aunque el acogimiento familiar es una alternativa que por muchos años ha sido implementada sin el acompañamiento del Estado, por diferentes organizaciones que prestan servicios de atención a la niñez, es hasta el 2019 que éste asume el liderazgo bajo tal figura a través de la DINAF.
Este modelo es efectuado a través de su Protocolo, el cual ya fue publicado en el Diario Oficial La Gaceta, y que permite involucrar la participación del Estado y de Organizaciones No Gubernamentales-ONGs, para buscar crear entornos de protección para la niñez víctima de diferentes situaciones de abusos.
De las 83 familias que participaron en el proceso de acreditación durante el pilotaje del Protocolo, 70 fueron capacitadas y empoderadas sobre la figura.
Las Familias de Protección Temporal, responden a una medida de protección asignada por la DINAF, que la conforman los grupos familiares que asumen la responsabilidad de cuidar, atender y educar de manera temporal y solidaria a la niñez privada del cuidado parental o que corre el riesgo de encontrarse en esa situación, y que por tanto requiere de una “protección especial temporal”.
- PUBLICIDAD -

Boletín Informativo

Suscríbase para recibir nuestro contenido más reciente.

    No le enviaremos spam. Puede darse de baja en cualquier momento.

    Ultima Hora

    ACTUALIDAD