Familias siguen viviendo en los albergues